Sábado, 16 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    La empresa investigada, Airbnb, las retirará en Francia

    Las autoridades francesas denuncian tarjetas prepago de Gibraltar como forma de evasión fiscal

  • Logo de la empresa de alquiler de alojamientos turísticos Airbnb
    Noticias Gibraltar

    Tarjetas prepago emitidas desde Gibraltar, que permiten recibir dinero sin tener que pasar por cuentas bancarias y, por tanto, eluden los controles fiscales de los países donde se realizan las transacciones comerciales, se encuentran en medio de la polémica que, estos días, protagoniza la empresa de alquiler de alojamientos turísticos Airbnb en Francia y que podría terminar en los juzgados.

     

    El escándalo en el país vecino ha llegado a tal nivel que el periódico francés de mayor prestigio, Le Monde, titula una información como “une carte proposée par Airbnb permettrait d’échapper aux impôts”, es decir “una tarjeta ofrecida por Airbnb permite evitar impuestos”. La información explica que esta tarjeta prepago y recargable está “emitida desde Gibraltar para evadir impuestos”.

     

    También en España se ha hecho eco de esta polémica el periódico El País, entre otros, que coincide en apuntar a las tarjetas prepago emitidas desde Gibraltar como forma de “facilitar la evasión de impuestos, ya que las autoridades no tienen la información sobre dicha transacción”.

     

    La empresa de alquiler de alojamientos turísticos online Airbnb ha dispuesto las tarjetas prepago de Gibraltar como forma de realizar las transacciones entre cliente y propietario de manera que, al no existir registro de cuenta bancaria, escapa de los controles fiscales, permite evadir impuestos y choca directamente con la normativa parisina, de reciente aplicación, que exige registrar el piso turístico.

     

    De momento se conoce que 40.000 propietarios de alojamientos turísticos incumplen esta norma sólo en París gracias a que los pagos se realizan sin control fiscal ni bancario. El ayuntamiento de París ha sido el primero en imponer esta norma, pero está anunciado que lo seguirán otras ciudades, como Burdeos.

     

    Las autoridades parisinas han convocado a los directivos de la empresa online. “Solo les pedimos que apliquen la ley, no me parece algo exorbitante”, dijo el vicealcalde encargado de Vivienda, Ian Brossat.

     

    También han sido convocados por los responsables de los ministerios franceses de Economía y Presupuestos para que den explicaciones sobre esta tarjeta sospechosa y se han iniciado investigaciones para determinar si tales pagos están siendo declarados o no, de forma que se pueda concluir si existe una “complicidad en lavado de dinero” que acabe en un delito y en los juzgados.

     

    Ante la magnitud del escándalo y las advertencias de las autoridades francesas, el director de Airbnb en aquel país, Emmanuel Marill, se ha comprometido a retirar la tarjeta del mercado francés, aunque nada ha dicho de otros países.