Sábado, 18 de Agosto de 2018

Formulario de búsqueda

    Ayuntamiento de San Roque y empresas turísticas, juntos contra el fondeadero portuario de la costa norte

  • Imagen de la reunión del alcalde con los empresarios
    Noticias Gibraltar

    El Ayuntamiento de San Roque presentará nuevas alegaciones basadas en unos estudios técnicos financiados por las empresas turísticas del Valle del Guadiaro si la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras insiste en impulsar el proyecto de un fondeadero exterior en el litoral mediterráneo del municipio. Así de tajante se ha mostrado el alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, tras conocer unas declaraciones del presidente de la APBA, Manuel Morón, en las que sostenía que “no hay otro lugar” para este fondeadero.

    Hay que recordar que en mayo del año pasado la APBA anunció que iba a paralizar la tramitación del fondeadero en el litoral turístico sanroqueño hasta conocer el resultado de un estudio de alternativas. Previamente, el Ayuntamiento de San Roque lideró la movilización de vecinos, empresas y ecologistas contra esta medida, con acciones como unas charlas informativas en las que participaron más de 200 personas.

    Ruiz Boix ha explicado que para hoy mismo había programada una reunión con responsables de las principales empresas de promoción turística e inmobiliaria de la zona norte del municipio. Por parte empresarial, asistieron directivos de Sotogrande SA, Santa María Polo Club y Puerto Sotogrande.

    Señaló que, a raíz de las declaraciones de Morón en la Cadena Ser, el asunto del fondeadero protagonizó la reunión. “Nos hemos desayunado con unas declaraciones del presidente de la Autoridad Portuaria en las que volvía a señalar la necesidad de un fondeadero exterior en el litoral mediterráneo sanroqueño, sin que hablara de un estudio previo ni de la preceptiva Evaluación Ambiental Estratégica”.

    Recordó que, cuando a principios de 2017 se anunció el proyecto, suscitó la decidida oposición “no sólo del Ayuntamiento, sino también de otras entidades locales, grupos ecologistas y promotores turísticos. Y también del Ministerio de Medio Ambiente, que en su primer análisis ya exigía esa Evaluación Ambiental Estratégica”.

    Explicó el alcalde que “Morón cree necesario el fondeadero, y su ubicación desde prácticamente el inicio de las aguas disputadas por Gibraltar y España en La Línea, para atravesar Alcaidesa y Borondo. Al parecer, se prevé una salida para facilitar el tránsito de embarcaciones hacia el Puerto de Sotogrande, para luego retomarlo pasando por Torreguadiaro y Cala Sardina, finalizando en el límite con la provincia de Málaga. En principio se hablaba de más de 6.000 hectáreas de ocupación marítima, aunque hoy requieren 3.000 hectáreas”.

    Para Ruiz Boix, la presencia de estos barcos fondeando en las costas sanroqueñas mientras esperan a operar en el puerto “destruirá empleo en el sector turístico, cuando en esa zona tenemos casi el pleno empleo. Hasta ahora, en San Roque han convivido dos sectores económicos: el industrial, ubicado principalmente en la zona de la Bahía; y el turístico deportivo, situado en el litoral mediterráneo”.

    A raíz de la reunión de hoy, el Ayuntamiento contará con la financiación de Sotogrande SA, la Entidad Urbanística de Conservación “Parques de Sotogrande”, Santa María Polo y Puerto de Sotogrande para unos nuevos estudios que sustenten la oposición al fondeadero. “Los estudios realizados por nuestros técnicos municipales -explicó el primer edil- soportaron las alegaciones a la primera intentona de aprobación del fondeadero. Ahora podemos anunciar nuevas alegaciones que fortalezcan las ya existentes, en las que se sumarán argumentos procedentes del estudio que financiarán los promotores turísticos, tanto de carácter medioambiental como legal o del tipo que se considere oportuno”.

    El alcalde pidió “a los miembros del Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria que conozcan los argumentos de San Roque. Debe mantenerse la convivencia en el Campo de Gibraltar entre el primer puerto de España y el quinto de Europa con las dos marcas turísticas fuertes de la comarca: Tarifa y Sotogrande”.

    Hay que recordar que la APBA decidió en mayo del año pasado encargar un nuevo estudio de ingeniería y análisis de alternativas para contar con una segunda opinión técnica sobre el fondeadero previsto frente a las costas mediterráneas de San Roque y La Línea. Esto supuso que el expediente quedó paralizado a expensas del resultado de dicho estudio.

    Más de 200 personas participaron en las tres charlas informativas contra el fondeadero que organizó el Ayuntamiento en 2017. Además, hay que recordar que en el Pleno Ordinario de abril del año pasado se aprobó por unanimidad una declaración institucional que rechazaba este proyecto de la APBA.

    Esta ampliación del espacio portuario fue llevada en dos ocasiones al Consejo de Administración de la APBA (en marzo y abril de 2017), siendo retirada en ambos casos del Orden del Día debido a las presiones de distintos colectivos y administraciones, como el Ayuntamiento de San Roque. Según este proyecto, el fondeadero está previsto desde donde terminan las aguas en disputa con Gibraltar, en la zona linense de Torrenueva, hasta la frontera con Málaga. Por lo tanto, afectaría a parte del litoral linense y, en cuanto al sanroqueño, a las zonas de Alcaidesa, Borondo, Guadalquitón, Sotogrande, Torreguadiaro y Cala Sardina.

    El fondeadero supondría la presencia constante de barcos con actividad en el Puerto de Algeciras frente a estas costas, en las que se ubican playas con gran número de visitantes, enclaves turísticos y espacios naturales, además de que en sus tres caladeros se realizan tradicionalmente faenas de pesca. Además del impacto visual que generaría, está el temor a contaminación de las aguas y atmosférica, lo que frenaría en seco el desarrollo turístico de la zona y sus perspectivas de crecimiento económico sostenible.

    En las tres reuniones, desde el Ayuntamiento se instó a que todos los vecinos, colectivos y administraciones que rechazan el fondeadero presionaran a los miembros del Consejo de Administración de la APBA para que, en caso de que se votara este punto, lo hicieran en contra. Así, se sugería a los empresarios turísticos y hosteleros que trasladaran su opinión a la Cámara de Comercio, y los vecinos y colectivos a los sindicatos y administraciones que tienen representantes en el citado consejo.