Lunes, 22 de Octubre de 2018

Formulario de búsqueda

    “Es una cuestión social y económica”

    Borrell confirma la política española respecto a Gibraltar y al Brexit, condicionada al acuerdo hispanobritánico

  • El ministro de Exteriores, Josep Borrell
    Noticias Gibraltar

    El ministro de Exteriores español, Borrell, ha confirmado en el Congreso de los Diputados la línea de actuación del anterior ministro respecto a Gibraltar, especialmente en lo que respecta a la Unión Europea y la condición obligatoria de alcanzar un acuerdo bilateral hispanobritánico si el Peñón pretende acogerse al período transitorio o a los acuerdos futuros del Brexit.

    El jefe de la diplomacia española, Josep Borrell, ha comparecido esta mañana en la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados para explicar la posición de su ministerio respecto al Brexit. Es su primer pronunciamiento parlamentario desde que asumió la cartera, el ministro ha dejado claro que España no plantea la cuestión de Gibraltar “como una oportunidad para lograr la soberanía” del Peñón sino como una cuestión “social y de impacto económico”.

    “El Gobierno va a poner el acento en el impacto económico que esta circunstancia va a tener en los alrededores del Peñón. Lo que realmente nos importa es de qué manera el Brexit afectará a la sociedad y a la economía del Campo de Gibraltar”, insistió.

    “Queramos o no, ambas cuestiones se verán modificadas por las nuevas reglas del juego”, lamentó el ministro. “Invertiremos todo nuestro capital político y nuestra estrategia en que el Brexit no haga daño a los habitantes del Campo de Gibraltar por encima de cualquier reclamación sobre la soberanía del Peñón”, repitió Borrell.

    También en relación a Gibraltar, el socialista valoró como algo “positivo” que cualquier decisión en torno al futuro del Peñón respecto a la Unión Europea tendrá que pasar el filtro español: “Todo acuerdo al respecto ha de contar con nuestro visto bueno”

    El ministro de Exteriores ha asegurado que los tiempos del Brexit “están pasando muy rápido” e incluso ha lamentado que lo que hace unos meses parecía “poco probable” no es finalmente “tan descabellado”.

    Se refiere el ministro español a la posibilidad de que las negociaciones entre Reino Unido y la Unión Europea no acaben con un acuerdo en los términos que ambas partes desean. Y sobre la fluidez en la frontera de Irlanda, Borrell aseguró que España “no aceptará” una frontera dura “por lo que ello pueda suponer” para el futuro de Reino Unido.