Domingo, 17 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    El referéndum de 2002, “contra los deseos del Reino Unido”

    Bossano se rebela contra todos en el Comité de Descolonización de la ONU

  • Joe Bossano, durante la última campaña electoral de 2015 en Gibraltar
    Noticias Gibraltar

    Joe Bossano, el “no tan joven revolucionario de izquierdas” como él mismo se define, ha arremetido contra todos en su discurso del Seminario Regional del Comité de Descolonización de la ONU, que se celebra en San Vicente. España, el propio Comité de Naciones Unidas pero, sorprendentemente, también el gobierno de Londres salen malparados en el discurso del político gibraltareño quien reconoce que, en 2002, Gibraltar convocó un referéndum “contra los deseos del Reino Unido” para evitar el acuerdo que “estaba a punto de alcanzar” con el gobierno español.

     

    No obstante, el propósito principal de Bossano era, según sus palabras denunciar que España quiere “doblegar nuestra voluntad mediante chantajes”, que la doctrina española procede del “ministro de Exteriores fascista Castiella” y que España emplea con Gibraltar el Tratado de Utrecht porque “afirma que sigue estando en vigor”.

     

    Rechaza la propuesta de cosoberanía porque “somos un pueblo, no una población prefabricada” y porque es “un intento de evitar nuestra descolonización y de perpetuar el dominio colonial”, ya que un acuerdo hispano-británico sería un “poder colonial conjunto. . .  sobre el territorio no autogobernado de Gibraltar”.

     

    A Naciones Unidas le dice varias veces que “no nos escuchan”, le explica al Comité de los Veinticuatro que sólo puede ser informado por Londres del progreso de su descolonización porque “no tiene más potestad que ésta” y “no tiene poder para determinar si el territorio debería pertenecer a un Estado miembro o a otro”. Declara que “el papel del Comité no es el de preocuparse por disputas territoriales, sino por los derechos de los pueblos” y que “este Comité sigue sin cumplir su labor con nosotros”.

     

    El ministro Bossano, que desde el gobierno o la oposición ha contribuido a formar la doctrina política gibraltareña del derecho a la autodeterminación desde hace 50 años, según él mismo recordaba en sus palabras, se ha encontrado siempre con que Naciones Unidas no reconoce tal derecho en el caso de Gibraltar y sí el de la reintegración territorial a España, que Reino Unido nunca se ha desprendido de la tutela colonial del Peñón y sólo ha admitido ciertas esferas de autogobierno, reservándose en exclusiva su defensa y su representación internacional, y que todos los gobiernos españoles de cualquier condición desde hace 313 años han mantenido las reclamaciones sobre el territorio.

     

    En ese sentido, la propuesta española de cosoberanía que Bossano rechaza y desautoriza como “poder colonial conjunto” mantiene las instituciones propias de Gibraltar en régimen de autonomía, la posibilidad de que los ciudadanos obtengan la doble nacionalidad, un régimen fiscal específico para el Peñón, compatible con las leyes de la UE, y el desmantelamiento de la verja y el libre paso para personas, servicios y mercancías.