Sábado, 16 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    No habrá prórroga a la libre circulación

    El brexit duro amenaza 35.000 puestos de trabajos en los servicios financieros británicos

  • HSBC dedicará 300 millones de dólares a gastos legales y de reubicación en Europa para una parte de su plantilla
    Noticias Gibraltar

    Un brexit duro, como el que se está planteando, puede suponer la pérdida de 35.000 puestos de trabajo en los servicios financieros británicos, incluyendo hasta 17.000 en la banca mayorista. Un estudio elaborado por Oliver Wyman, estima además que la banca tendría que afrontar entre 30 y 50 mil millones de dólares de capital adicional, además de los gastos operativos, por duplicar operaciones desde el continente.

     

    Ante estas expectativas no es de extrañar que sea el sector financiero uno de los que más claramente se está posicionado contra el brexit duro que, de momento, gana posiciones en todas las luchas internas del gobierno de Londres. De hecho, la última novedad al respecto ha sido que la primera ministro Theresa May ha desautorizado de forma directa a su ministro de Economía, partidario de un brexit suave.

     

    Así las cosas, el debate sobre un período de transición para la libre circulación de ciudadanos comunitarios ha durado poco más que un fin de semana y desde la sede de la primera ministro no se ha dejado lugar a las interpretaciones: “la libre circulación se acabará en marzo de 2019”.

     

    Y la economía británica tiembla. Porque el brexit ya está dejando ver sus efectos y, como publica el portal inmobiliario Idealista, en Londres apenas se venden viviendas como consecuencia de las subidas de impuestos y las preocupaciones por el Brexit. En concreto, la venta de viviendas en Londres ha caído a la mitad en los últimos dos años.

     

    Y algunos bancos preparan ya las maletas y cuantifican el coste que para ellos va a suponer este desenganche británico. HSBC Holdings ha sido el primer gran banco que ha dado a conocer lo que le va a costar esta decisión: 300 millones de dólares en gastos legales y de reubicación para los mil empleados que piensa trasladar a París. Y eso que sólo planea trasladar una quinta parte de su plantilla en banca de inversión.

     

    No sólo pierde la banca británica, también la europea porque, como consideran los expertos Matt Austen y Lindsey Naylor, “un Brexit duro, bajo el cual los bancos pierden el acceso privilegiado al mercado único de la UE fragmentaría el mercado bancario mayorista europeo” y, advierten, “también serán menos rentables”.