Lunes, 20 de Agosto de 2018

Formulario de búsqueda

    Brexit duro o suave: todos a la espera del discurso de May

  • Theresa May, después del último Consejo de Europa al que asistió en Bruselas
    Noticias Gibraltar

    La primera ministro británica Theresa May está dispuesta a anunciar formalmente la salida de la Unión Europea este martes, siempre que la Cámara de los Comunes apruebe el proyecto de ley con las modificaciones de los Lores mañana lunes,  algo que se da por seguro. No está tan claro si desvelará su apuesta por un Brexit duro o suave, aunque todo parece indicar que el Reino Unido se quedará finalmente fuera del Mercado Único con todas sus consecuencias.

     

    Según varios medios británicos, Theresa May ya habría adelantado sus planes al presidente del Consejo de Europa, Donald Tusk, quien espera el borrador de la negociación en 48 horas después del previsible anuncio del martes. Por su parte, la canciller alemana Angela Merkel ha adelantado que habrá una reunión de urgencia de los países miembros restantes para el 6 de abril, lo que supone que May debe haber activado previamente el artículo 50.

     

    A pesar de las enmiendas de la Cámara de los Lores, nadie piensa que el proyecto de ley vaya a tener problemas en su regreso a la Cámara de los Comunes, más allá de un ligero retraso en las fechas previstas y, tal vez, la anunciada rebelión de 20 diputados “tories” que pretenden hacer causa común con la enmienda que fuerza al gobierno a reconocer unilateralmente los derechos de los inmigrantes europeos.

     

    En realidad, la primera ministro conduce el proceso con mano firme  y sin concesiones a la galería. De hecho, su principal argumento frente a esta enmienda es que esperará a las negociaciones para alcanzar “un acuerdo de reciprocidad” que garantice el derecho de los ciudadanos británicos en suelo europeo.

     

    Como dice en un artículo reciente, publicado en El País, Karina Robinson, asesora presidencial, “para Theresa May, un Brexit duro, donde Reino Unido sale del mercado único y no acepta la jurisdicción de la Corte Europea de Justicia, es inevitable; si la primera ministro apostase por un Brexit más racional, uno que causara menos daño a la economía británica, los tories se partirían en dos y habría que convocar unas nuevas elecciones”.

     

    Por ello, “es casi irrelevante que la Cámara de los Lores acabe de enmendar el proyecto de ley  (porque) ya se aprobó en la Cámara de los Comunes y lo volverán a aprobar, quitando las enmiendas”.

     

    El mismo artículo considera que “si hubiera otro referéndum mañana, es probable que el triunfo del Brexit superara el 52% del histórico 23 de junio de 2016”.