Lunes, 22 de Octubre de 2018

Formulario de búsqueda

    La cadena de dimisiones evidencia la contradicción de la política británica respecto al Brexit

  • Boris Johnson
    Noticias Gibraltar

    El intento de la primera ministro británica de consensuar con su propio gobierno una propuesta de acuerdo para el Brexit, cuando apenas queda ya tiempo, ha durado dos días, después de que David Davis y Boris Johnson hayan dimitido y dejado en evidencia la fragilidad y contradicciones del gabinete May.

     

    La incomprensible estrategia negociadora del Reino Unido para su salida de Europa que, desde hace año y medio, fue considerada imposible por instituciones y negociadores comunitarios, ya que pretendía mantenerse en el mercado común sin cumplir las exigencias europeas, ha estallado en pedazos en un fin de semana.

     

    Cuando apenas queda un trimestre para llegar a un acuerdo definitivo entre Londres y Bruselas, de forma que el Reino Unido se pueda acoger a un período transitorio, la primera ministro Theresa May optó por implicar a todo su gabinete en una propuesta de salida suave que, claramente, no satisfizo al ala más dura de su gobierno, ya que el propio Boris Johnson calificó ese plan de “una mierda” y, en un par de días, han dimitido dos de sus ministros: el citado Boris Johnson, ministro de Exteriores y David Davis, ministro para el Brexit.

     

    La primera ministro se ha reafirmado este lunes en su postura respecto al Brexit, ha defendido que la propuesta formulada por su Gobierno el viernes es la "correcta" y, de momento, se ha ganado el respaldo del ministro Hammond (Finanzas) aunque no se descarta alguna otra dimisión. No obstante, la propia May ha declarado que las propuestas comunitarias no son aceptables en el caso de Irlanda, por lo que el resultado final de la negociación con Bruselas sigue siendo incierto.

     

    Si la falta de tiempo para resolver la negociación no fuera ya suficiente presión (el consejo europeo de octubre debe aprobarla) ahora pende una moción de censura sobre la cabeza de la primera ministro. Aunque sería poco probable que ganara, no es descartable que al menos 48 diputados la pudieran presentar.

     

    En este escenario, pocos son los optimistas y, teniendo en cuenta la crisis política, las dimisiones en cadena, la fragilidad del gobierno y que, hasta la fecha, apenas se ha avanzado en las negociaciones casi nadie cree posible alcanzar un buen acuerdo por lo que, en el Reino Unido, cada vez más voces reclaman ampliar el plazo de dos años que otorga el artículo 50 para la salida, algo que desde el primer momento advirtieron y negaron las autoridades comunitarias.