Domingo, 17 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    El coste del fracaso podría ser de 450.000 millones de euros

    Cinco rondas negociadoras y sin acuerdo en torno al Brexit

  • Una activista británica se disfrazó de "supergirl" para protestar por el Brexit
    Noticias Gibraltar

    Tanto Londres como Bruselas empiezan a pensar que, al final, podría no haber acuerdo de salida con la Unión Europea, lo que dejaría al Reino Unido ante uno de los peores escenarios previstos: un coste económico de hasta 450.000 millones de euros, un paro que podría aumentar hasta el 6,2% en dos años, caída de los salarios y del PIB. No extraña, por tanto, que ahora se plantee una demanda legal para que el gobierno británico desvele 57 informes de impacto económico que no se han dado a conocer.

     

    La quinta ronda negociadora concluyó, como ya viene siendo habitual, sin acuerdos suficientes. La diferencia, en esta ocasión, es que la semana próxima se reúne el Consejo Europeo para decidir si se abren las discusiones sobre la futura relación comercial entre Gran Bretaña y Unión Europea (que es la parte que realmente le interesa a Londres) y de momento el negociador jefe europeo, Michel Barnier, dice que no está en situación de proponerlo.

     

    El gobierno británico se prepara para lo peor y algo avanzó Theresa May en el Parlamento a principios de semana cuando adelantó la necesidad de “prepararse para cualquier eventualidad”, pero la realidad podría superar las peores expectativas.

     

    Un gran número de bancos y empresas con sede en Londres han empezado ya a mudarse al continente, en una afluencia tal que la Autoridad Bancaria Europea (ABE) ha tenido que publicar algunas recomendaciones, mientras que otras empresas esperan a principios de 2018.

     

    Se empiezan a conocer datos, también, del coste que una salida sin acuerdo tendría para Reino Unido, como el informe del Rabobank holandés que lo cifra en unos 450.000 millones de euros, el equivalente al 18% de su PIB, y al menos dos años de recesión en el país, lo que tendría consecuencias en el aumento del paro (entre el 4 y el 6 por ciento) durante ese tiempo.

     

    Ante este panorama aumentan las reclamaciones contra el gobierno británico y, ahora, el abogado Jolyon Maugham, director del Good Law Project, prepara una demanda legal contra el ministro británico del Brexit, David Davis, para que haga públicos, en 14 días, los resultados de hasta 57 informes de industrias británicas afectadas y que se mantienen ocultos porque podrían dañar la posición negociadora del Reino Unido en Bruselas.

     

    Un escenario cada vez más complicado, que amenaza con cerrarse en falso de la peor manera posible, y que está llevándose también por delante la unidad del partido conservador británico. Demasiados frentes abiertos como para que la poco comprometida respuesta de Theresa May sobre Gibraltar en el Parlamento del pasado lunes tranquilice a nadie en el Peñón.