Lunes, 18 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    Comienza hoy otra fase del Brexit con posturas muy distantes y Gibraltar ausente

  • Verja de La Línea, de cuyo paso depende la economía de Gibraltar
    Noticias Gibraltar

    Hoy lunes comienza en Bruselas la tercera ronda negociadora para la salida británica de la Unión Europea, con las posturas muy distantes y estancadas entre ambas partes y con la completa ausencia de Gibraltar, y otros territorios británicos, de los temas y documentos sobre la mesa.

     

    De hecho, los distintos documentos británicos de sus bases para negociar sólo han encontrado una respuesta en Bruselas, la desconfianza. Algo parecido a lo que ha ocurrido en Gibraltar, al verse una y otra vez marginado de los ejes negociadores británicos que llegó al extremo de reconocer, documentalmente, como “única frontera terrestre británica” la irlandesa y sin contar para nada con la más que sensible verja de La Línea, de la que depende el paso de mercancía y de unos 12.000 trabajadores trasfronterizos de diversas nacionalidades que hacen posible el funcionamiento de la economía del Peñón.

     

    Se espera poco de esta tercera ronda negociadora que concluirá el jueves, aunque algo más que en la anterior en la que el equipo negociador británico llegó sin ningún papel ni propuesta a la mesa de negociación. Esta vez llevarán al menos siete documentos base, desde cuestiones como fronteras (excluida Gibraltar), cooperación judicial, etc. hasta intercambio de bases de datos.

     

    Pero a pesar de tantos documentos los problemas fundamentales siguen siendo los mismos desde el principio del proceso: la Unión Europea quiere un acuerdo de la salida, primero, con “factura” incluida y Londres quiere negociar en paralelo la relación comercial futura.

     

    No es de extrañar que los dirigentes comunitarios sean escépticos ante la profusión de documentos y que insistan en que no abordarán cuestiones del futuro comercial hasta no haber alcanzado "progresos suficientes en los términos de una salida ordenada". Por su parte, el ministro británico del Brexit, David Davis, aboga porque "ambas partes deben ser flexibles y estar dispuestas a encontrar compromisos para resolver las áreas en las que hay desacuerdos".

     

    Mientras tanto, el tiempo pasa y ya habrán trascurrido seis de los veinticuatro meses previstos para la salida definitiva, que se hará efectiva haya o no acuerdo, a finales de marzo de 2019. Aunque los observadores consideran que estas fases son aún de tanteo y que en próximas reuniones podría impulsarse el acuerdo, lo cierto es que de momento el Brexit le pasa factura a la economía británica cuya expansión se ha frenado casi en seco (sólo ha crecido un 0,3% en el segundo trimestre del año mientras que España, por ejemplo, lo ha hecho al 0,9%) y ha hundido la libra a niveles de hace nueve años.

     

     

    Y mientras Londres negocia (o tantea) sus intereses, Gibraltar y otros territorios de ultramar y dominios de la Corona permanecen ausentes. A muchos de estos territorios la salida de la Unión Europea poco o nada les afecta, pero para Gibraltar es tan determinante como demostró su campaña a favor de mantenerse en la UE y el abrumador resultado de la consulta pública, que apostó de forma unánime por continuar en Europa, de la que ahora saldrá de la mano del Reino Unido.