Sábado, 16 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    Primera reunión para el brexit en Bruselas

    Comisiones de derechos ciudadanos, deuda y fronteras, para la ‘salida ordenada’ del Reino Unido

  • Un funcionario de la UE retira la bandera del Reino Unido
    Noticias Gibraltar

    La primera reunión para el brexit se ha saldado con la clara imposición de las prioridades y agenda que defendía la Unión Europea frente a las anunciadas pretensiones británicas.

     

    Después de casi siete horas de encuentro que, no obstante, se calificó de “cordial” el representante británico ha tenido que aceptar algo que hasta ahora negaba: primero se pactará el acuerdo de salida y después los posibles acuerdos para una relación futura.

     

    Eso significa que primero deberán llegar a un acuerdo en los asuntos que importan a Bruselas: el respeto a los derechos de los ciudadanos comunitarios en Reino Unido, el pago de la denominada “factura comunitaria”, que es la deuda pendiente del Reino Unido con la UE y también el problema de las fronteras, especialmente en el caso de Irlanda que es el que han defendido expresamente las autoridades comunitarias.

     

    Para intentar llegar a un acuerdo en estos tres temas, de principal interés para la UE, se ha acordado la formación de tres grupos de trabajo con expertos de ambas partes.

     

    Ni una palabra de Gibraltar ni de la verja de Gibraltar, al menos en lo que ha trascendido hasta el momento, asunto que, por sus circunstancias específicas, no puede considerarse incluido en el grupo de trabajo de la frontera irlandesa.

     

    El único que ha hecho mención a Gibraltar en esta jornada ha sido el ministro español de Exteriores, quien a preguntas de los periodistas descartó que España pudiera bloquear el acuerdo de salida del Reino Unido por desavenencias sobre Gibraltar.

     

    Dastis sí insistió en la postura, ya conocida y aceptada por los socios comunitarios, según la cual cualquier acuerdo entre Reino Unido y Unión Europea que afecte a Gibraltar será algo que deberán debatir previamente los dos países afectados.

     

    “La cuestión de Gibraltar –dijo—no tiene por qué ser ni la primera ni la más importante en ese marco de discusión”.