Lunes, 18 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    Confirmada la condena a Gibraltar por llevar 20 años vertiendo aguas fecales directamente al mar

  • El vertido de aguas residuales pendiente de solución desde hace 20 años está justo debajo del faro
    Noticias Gibraltar

    El Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea ha confirmado la condena contra Gibraltar que mantiene desde hace casi 20 años un vertido de aguas residuales directamente al mar, según ya adelantó hace dos semanas Noticias Gibraltar. Este caso, repetidamente denunciado por grupos ecologistas, protagonizó un agrio debate parlamentario en Gibraltar entre el gobierno y el principal partido de la oposición, el GSD.

     

    El gobierno que preside Picardo ha declarado, ahora, que “Gibraltar necesita tratar sus aguas residuales no sólo porque así lo exige la legislación europea, sino porque un país que quiera tener su lugar en la comunidad mundial y ser tratado con respeto en el panorama internacional no puede, en el siglo XXI, arrojar aguas residuales sin tratar al medio marino”, exactamente el mismo argumento que usó el GSD en su crítica al gobierno gibraltareño y que propició el tenso enfrentamiento de entonces.

     

    El vertido de aguas residuales está justo en Punta Europa y procede de un emisario donde se depositan también aguas fecales, sin tratamiento alguno. De hecho, en su nota de prensa el propio gobierno local reconoce que la falta de tratamiento “es un problema que viene de lejos y no se tomaron medidas contundentes para resolverlo hasta que el actual gobierno llegó al poder”.

     

    Las medidas a las que se refiere la nota de prensa fue la convocatoria de un concurso público y la selección de un contratista sin que se haya avanzado nada concreto desde entonces, al menos que se sepa. El gobierno de Picardo explica la paralización con argumentos como “la gran carga de trabajo”, la necesidad de “asegurarse que la tecnología empleada era la apropiada” o, también, “que el tratamiento de las aguas se lleve a cabo con agua salada” lo que diluía la mezcla en períodos de lluvia. Ahora dice que la decisión final “se encuentra en una fase avanzada”.

     

    El caso se alarga desde el año 1998, cuando la Comisión Europea publicó una directiva sobre tratamiento de aguas residuales en zonas urbanas de más de 10.000 habitantes que Gibraltar incumplía y por la que inició un procedimiento contra varias localidades de Reino Unido, entre ellas, el Peñón donde se daba el caso de confluir “una densidad de población excepcionalmente alta” y la existencia de hasta dos Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) especialmente protegidos en la Red Natura 2000.

     

    Los distintos recursos desembocaron en el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea en 2015 y ha sido este alto tribunal quien ahora condena al Reino Unido, incluido el caso de Gibraltar, por el incumplimiento de la Directiva 91/271/CEE.