Lunes, 16 de Julio de 2018

Formulario de búsqueda

    Desarticulada una organización que usaba el puerto de Alcaidesa para introducir droga

  • En Cosas,
    Parte de la droga incautada en la operación
    Noticias Gibraltar

    Una operación conjunta de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria ha desarticulado un grupo dedicado al tráfico internacional de estupefacientes, que utilizaba un velero en el puerto de Alcaidesa, en La Línea, con el objeto de transportar droga entre Marruecos y España. Además han sido incautadas 2,7 toneladas de hachís y dos armas de guerra, siendo detenidas siete personas en Málaga y Cádiz.

    La organización introducía en España cocaína procedente de Sudamérica y hachís de Marruecos mediante embarcaciones de recreo. Para esconder la droga contaban con un domicilio de seguridad dotado de un sótano en el municipio malagueño de  Benajarafe, lugar dónde además del hachís, se localizaron dos subfusiles, dos pistolas y 4.465 euros en efectivo.

    La operación comenzó cuando se tuvo conocimiento de la presencia en la provincia de Málaga de esta organización. Los agentes detectaron en las primeras investigaciones el velero de Alcaidesa y, de esta forma, se estableció una conexión entre los líderes de la organización, dos ciudadanos franceses afincados en Marbella, y un individuo de nacionalidad española marinero de profesión y propietario de la embarcación desde mediados de 2017.

    Avanzadas las investigaciones se supo que a finales del mes de diciembre tenían la intención de realizar un viaje a Sudamérica para recibir una importante cantidad de cocaína que sería introducida en España. Este propósito se vio frustrado por problemas técnicos que obligaron a la tripulación del velero investigado a dirigirse al puerto de Rabat (Marruecos) para reparar la embarcación.

    Durante el tiempo que el capitán y el tripulante del velero permanecieron en territorio marroquí los agentes localizaron una vivienda en Benajarafe que era utilizada por la organización como “guardería” de la droga antes de su distribución a escala internacional.

    Ya en el mes de marzo de 2018, las investigaciones permitieron conocer que la tripulación del velero amarrado en Rabat estaba ultimando los preparativos para zarpar y que el resto de la organización se encontraba ultimando los preparativos para la llegada de la droga. Así mimo se supo que la embarcación partió hacia nuestro país siendo abordada antes de su desembarco por funcionarios de la Agencia Tributaria.

    Paralelamente, agentes de la Policía Nacional establecieron dispositivos de vigilancia en los domicilios de los líderes y en la “guardería” con el objetivo de desarticular la organización de narcotraficantes y detener a los implicados.

    Gracias al complejo dispositivo desplegado, fueron arrestadas siete personas en Málaga y Cádiz e intervenidos en el inmueble de Benajarafe 2.700 kilogramos de hachís, dos subfusiles, las dos pistolas mencionadas, varios teléfonos móviles y más de 4.400 euros en efectivo.

    Tres de los arrestados habían sido objeto de varias investigaciones contra el narcotráfico con anterioridad y contaban con antecedentes policiales, mientras que otro  de ellos, concretamente el responsable de la custodia de la droga, está condenado en Francia a 19 años de prisión.