Viernes, 25 de Mayo de 2018

Formulario de búsqueda

    La desconocida gran afición taurina de Gibraltar

  • Los toreros gibraltareños Domingo Danino y Manuel Danino "El León de Gibraltar"
    Antonio Pérez Girón

    Poco se ha escrito de la gran afición de los gibraltareños a la fiesta de los toros, «la fiesta nacional», como se llamaba en España. El disfrute de las corridas era habitual entre muchos vecinos del Peñón, que solían pasar hacia el Campo de Gibraltar para presenciar los festejos que se organizaban en las plazas de Algeciras, La Línea, San Roque y Tarifa. Para facilitar esa asistencia el gobernador británico de la colonia ordenaba que la verja permaneciera abierta más allá del horario establecido.

     

    Esa afición a la fiesta, que nos ocupará algún trabajo más en este medio, no sólo se plasmó en la asistencia a los festejos, incluso llegó a existir una peña taurina que otorgaba todos los años un trofeo, cuya representación era el Peñón con un estoque clavado en la cima.

     

    Pero no queda ahí la cosa. También hubo toreros gibraltareños. La familia Danino fue de gran tradición torera. Manuel Danino Varo, nacido en 1901, conocido como “El Varito” y “El León de Gibraltar” fue uno de esos toreros olvidados. Los siete hermanos (seis varones y una mujer) también eran aficionados a la fiesta.

     

    Manuel fue novillero y llegó a torear en varias plazas andaluzas. Luego marchó a México, donde pisó el albero de distintos cosos.  La familia perdió contacto con él en los días de la II Guerra Mundial, cuando sus miembros fueron evacuados a Madeira.

     

    Su hermano Domingo y el más pequeño, Julio, también fueron novilleros, aunque menos conocidos. Sus actuaciones no pasaron del Campo de Gibraltar. Julio murió muy joven, con algo más de diecisiete años.

     

    Otra demostración de ese fervor por los toros lo demuestra la práctica de la crónica taurina. Los periódicos gibraltareños dedicaban espacios a las corridas celebradas en la comarca, e incluso el que fuera primer ministro Joshua Hassan, tal como señala el escritor Juan José Téllez, había ejercido de cronista en la prensa española. Hoy un conocido comentarista y con amplia trayectoria tanto en el Campo de Gibraltar como en la Costa del Sol es Luis Finlayson.

     

    Afición, toreros, cronistas…Y para poner la guinda, nada más y nada menos, que impulsores de plazas de toros. Así, capital gibraltareño participó en la construcción de la segunda plaza más antigua de la provincia de Cádiz, la de la ciudad de San Roque.

     

    Según el documento firmado en el despacho sanroqueño del notario Tarragó  el 3 de julio de 1850, por el que se creaba la sociedad para construir la plaza,  de los ciento diez comparecientes 73 eran vecinos de San Roque y 37 de Gibraltar. Fueron emitidas 192 acciones con un costo de mil reales cada una. El poderoso Pablo Larios, junto a gibraltareños o residentes en Gibraltar, fueron parte de esa iniciativa, que trasladó las corridas de toros desde la Plaza de Armas hasta una Plaza de Toros que hoy es Bien de Interés Cultural.

    Los nombres de los comparecientes representan un documento importante, verdadero reflejo de la sociedad de la época. En primer lugar, confirma el ambiente de buenas relaciones entre San Roque y Gibraltar, que recogía Francisco María Montero en su libro Historia de Gibraltar editado en 1860.

     

    Con la comisión creada, las acciones emitidas, la afición «calentada» y contando con los terrenos que había cedido el vecino de Jerez y residente en San Roque Juan Díaz de la Guerra, de 10.209 varas cuadradas superficiales en la Haza de El Calvario, comenzó a consolidarse el proyecto de plaza de toros, cuyo terreno inició a replantearse el día 19 de agosto del referido año de 1850.

     

    La inauguración hubo de esperar, por diferentes motivos, hasta tres años más tarde. Para su apertura fueron programadas dos corridas, los días 20 y 21 de agosto de 1853. El primer día actuaron los espadas Cayetano Sanz y Francisco Vilches “Llilly”, quien sustituyó en el cartel a Antonio Conde. Esa tarde y la siguiente contó con una nutrida afluencia de público gibraltareño, en lo que constituyó una verdadera fiesta con gente de toda la comarca, que lograba tener, por primera vez, una plaza de toros.

  • Datos

    18

    Dieciocho millones de británicos visitaron España en 2016 y, según una encuesta, aunque el 55% piensan que sus vacaciones en el extranjero se encarecerán por el Brexit, el 79% aseguran que no modificarán sus planes de viaje.