Sábado, 16 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    El exembajador Murray dice que Gibraltar no es una nación sino un refugio fiscal

  • Craig Murray, ex embajador británico
    Noticias Gibraltar

    Craig Murray, quien fuera embajador británico en Uzbekistán, afirma en un artículo publicado en su propio blog, que Gibraltar es un paraíso fiscal y no una nación. De hecho, ese es el titular que luego argumenta y en el que razona sobre las compañías offshore, la desproporcionada presencia de bancos o los litigios que Londres mantienen con la ONU a cuenta del Peñón.

     

    Murray explica que hay 32.000 gibraltareños organizados en 11.400 hogares, mientras que existen reconocidas 15.000 sociedades mercantiles, aunque según fuentes de la OCDE el número de sociedades llegaría a las 24.000. Para Murray está claro, hay más sociedades que hogares en Gibraltar, incluyendo 8.464 compañías offshore registradas.

     

    Relata el exembajador que la propia web de Gibraltar es “notablemente franca” en cuanto a las actividades como paraíso fiscal del Peñón y que allí se insta a aprovechar la desarrollada infraestructura de servicios de negocios y contar con licencia de la Unión Europea en actividades financieras como seguros, reaseguros, pensiones, banca y fondos de capital.

     

    Según su artículo, la propia web establece como ventajas competitivas de Gibraltar la distribución de bienes y servicios sin IVA, a precios competitivos para los mercados de la Unión Europea y África, bajos impuestos sobre el capital y bajo nivel del impuesto de sociedades, además de una moneda estable y con pocas restricciones para los movimientos económicos o la repatriación de dividendos.

     

    “No es de extrañar que en Gibraltar votaran el 96% a favor de la EU, toda su economía se basa en el uso de su condición anómala para socavar los regímenes fiscales de los miembros auténticos de la UE”, escribe el exembajador Craig Murray en su blog.

     

    También explica por qué no es una nación y su relato comienza con la ocupación inglesa y el desalojo de la población española nativa. “El derecho de autodeterminación no es aplicable a los colonos de Gibraltar… (porque) son una población introducida”.

     

    Craig Murray es un controvertido diplomático británico que en 2004 fue destituido como embajador en Uzbekistán tras denunciar las actividades contra los derechos humanos de ese gobierno a su ministerio en Londres. Ante el silencio de sus superiores y un enfrentamiento con el primer ministro de entonces, Tony Blair, decidió hacer pública sus denuncias y desde entonces mantiene activa una página web donde hace análisis y denuncias.

     

    Algunas de sus denuncias han tenido importantes consecuencias como las que desembocaron en revelar el alcance e implicaciones de varios países europeos en los llamados “vuelos secretos”, puestos en marcha tras los atentados del 11-S en Estados Unidos y por los que obtuvo el Sam Adams Award.