Sábado, 18 de Agosto de 2018

Formulario de búsqueda

    El Plan de May deja fuera de juego a Gibraltar

  • Theresa May, primera ministro del Reino Unido
    Noticias Gibraltar

    Gibraltar ha quedado fuera del Plan de Theresa May para la salida británica de Europa. Y no sólo por la notable ausencia de alguna mención al Peñón en su esperado discurso del martes pasado sino, sobre todo, porque los aspectos críticos que afectan a Gibraltar son precisamente sus objetivos para la ruptura: frontera y mercado único de personas y servicios. No en vano han saltado todas las alertas en las instituciones gibraltareñas, que se acogen al “período de transición” tras la salida como última esperanza, mientras los ministros Picardo y García han precipitado un viaje de urgencia a Londres.

     

    El discurso de la primera ministra británica no fue una sorpresa, como bien reconocía el comunicado de la oficina de prensa del gobierno de Gibraltar. Fue la confirmación de que la salida británica de la Unión Europea será completa y en el plazo previsto. En realidad, lo que desde distintas fuentes del gobierno británico se venía anunciando, a pesar de los discursos locales que pretendían mantener la esperanza de un acuerdo diferenciado para Gibraltar.

     

    El Plan de May es un golpe para Gibraltar y la primera reacción del gobierno llanito –y hasta ahora la única—ha sido asegurar, vía nota de prensa, que ya han realizado “un análisis detallado del impacto del Brexit en cada área de gobierno incluyendo el sector privado” y viajar a Londres otra vez para, dicen, “hablar en profundidad con el Gobierno del Reino Unido”.

     

    El propio gobierno gibraltareño y alguna de sus principales instituciones, como el Centro Financiero o la Cámara de Comercio, invocan las cláusulas de transición que se negocien finalmente en el acuerdo entre Unión Europea y Reino Unido como una última esperanza de que, al menos, los efectos del Brexit no sean inmediatos y coincidentes, lo que supondría un golpe aún mayor en la economía y la población llanitas.

     

    A esta esperanza, que no deja de ser temporal y con plazos marcados, se acogen gobierno e instituciones en la confianza de trasladar una mayor seguridad a las empresas. El problema, además de que es una estrategia cortoplacista, es que el Plan de salida que ha descrito Theresa May afecta directamente a las cuestiones más críticas de Gibraltar (la frontera y la libre circulación de personas, mercancías, servicios y capitales) por lo que la incidencia del Brexit en el Peñón tendrá más impacto y también será más inmediato.

     

    La salida británica de la UE, con el período de transición que se acuerde para cada tema, supondrá la transformación de la Verja actual en frontera exterior de Europa, con las medidas de inspección, identificación, control de pasaporte y autorizaciones de tránsito o estancia que sean necesarias. La libre circulación de trabajadores también afectará al Peñón y, en particular a su industria emergente, el juego online. Como también se verá perjudicada otra de sus actividades principales, los servicios financieros, que ya no podrán contar con el libre movimiento de servicios y capitales del que hasta ahora se beneficiaba.

     

    El propio gobierno de Gibraltar perderá una fuente de financiación preferente para sus inversiones porque, con la salida de la Unión Europea, también se perderán los fondos europeos y, como recientemente, ha recordado el propio ministro Picardo, la administración pública gibraltareña es “una parte muy importante del crecimiento que permite que los negocios operen y crezcan”.