Viernes, 25 de Mayo de 2018

Formulario de búsqueda

    Antonio Pérez Girón:

    Es curioso que los gibraltareños se cabreen con el gobierno de España y no con el británico, que los ha puesto en esta situación

  • Antonio Pérez Girón en su despacho

    Cronista Oficial de  San Roque (ciudad “donde reside la de Gibraltar”), periodista y escritor, autor de más de 50 libros que abarcan la investigación histórica, el ensayo, la narrativa y la poesía. Gran conocedor de la realidad histórica y presente de Gibraltar, es colaborador habitual de Radio Algeciras (SER) y Canal Sur Radio, miembro de las directivas de la Asociación de la Prensa del Campo de Gibraltar (APCG) y de la demarcación del Colegio de Periodistas de Andalucía, así como integrante del Instituto de Estudios Campogibraltareños.

    • Ante la incertidumbre actual que planea sobre el futuro inmediato de Gibraltar, ¿qué planteamiento le parece más acertado?
    • Desde mi punto de vista, aquí no cabe otra cosa que un entendimiento, pero con reciprocidad, por una parte y por la otra…. Lo del Brexit ha cambiado tanto todo el escenario, incluida la relación con el Reino Unido, que la salida más viable, y la que puede ser más favorable, es la co-soberanía.
    • No parece que sea una opción muy popular al otro lado de la Verja…
    • No lo ha sido hasta ahora, pero con el Brexit el estatus quo ha cambiado, y ahora hay una realidad que tanto el Gobierno de Gibraltar como la población gibraltareña tienen que asumir… Si se quiere buscar una salida, la más factible y menos traumática es la co-soberanía, que permitiría, respetando la fórmula política que allí existe, que Gibraltar pudiera seguir formando parte de la UE, lo que sería bueno para los trabajadores españoles, pero también para el empresariado gibraltareño, y para su población en general.
    • Para ello habría que abandonar prejuicios…
    • Sí, claro, por ambas partes, pero… ¿qué otra solución hay? Los gibraltareños se tienen que quitar el chip de que todo lo que viene de España es malo, y, sobre todo, no pueden perder de vista que cualquier posibilidad de negociar con la UE pasa ya por España, pero no porque el Gobierno español vaya contra ellos, sino porque así lo ha decidido la Unión Europea… Y porque todo tiene su origen en la decisión del Reino Unido de abandonar la UE,  no lo olvidemos… Que toda esta situación ni la ha provocado Madrid, ni la ha provocado Bruselas: la ha provocado Londres, y lo que no deben hacer los gibraltareños es volcar todo su enfado en la dirección equivocada.
    • Hace poco escribió un artículo en el que recordaba que en Gibraltar, en los años 70, llegó a haber un movimiento independentista, fruto del trato que el Ejército británico daba a los gibraltareños…
    • Sí, el Frente Nacional de Liberación de Gibraltar, prácticamente desconocido y de muy corta vida… También hubo un grupo de gibraltareños, conocidos como “los palomos”, que firmaron un artículo defendiendo que la propuesta que por aquel entonces les hacía España no era tan mala, y los amenazaron… se tuvieron que quitar de en medio. En cualquier caso, hay que recordar que, en los años 60 (cuando se llevaron a cabo la mayor parte de los procesos de descolonización) todas las resoluciones de la ONU eran favorables a España. Nuestro país, que incluso había dado la independencia a su colonia, Guinea Ecuatorial, vio sus tesis amparadas por Naciones Unidas, que dijo que del tema de Gibraltar había que sentarse a hablar con el Reino Unido, pero la oposición, por la otra parte, fue frontal, y eso desembocó en la proclamación de la actual Constitución gibraltareña y en medidas extremas, como el cierre de la Verja.
    • Incluso se estuvo al borde de un enfrentamiento bélico, ¿no?
    • Sí, por parte de Inglaterra hubo un despliegue militar sin precedentes en las aguas de la Bahía, y se produjo una fricción muy fuerte entre los dos gobiernos. La realidad es que fue una situación pre-bélica: se incrementó la dotación militar en el Peñón, España también desplazó a la zona un navío… En definitiva, se llegó a una situación extrema que, afortunadamente, no fue a más, y que esperemos que nunca más se vuelva a producir, a pesar de las bravuconadas de algún diputado británico y de algún que otro titular sensacionalista.
    • En tiempos mucho más recientes hemos sido capaces de llegar a acuerdos a uno y otro lado de la Verja, incluso a nivel “doméstico”…
    • Claro, y hay que seguir apostando por el diálogo y el entendimiento… Lo que pasa es que la buena relación que se da a nivel comarcal se va a ver afectada, inevitablemente, por el Brexit, porque las directivas europeas no nos las podemos saltar… Y si la Verja pasa a ser frontera exterior de la Unión Europea, los controles se van a endurecer, nos guste o no, y otras medidas de carácter económico se van a tener que aplicar… Por eso insisto en que la cosoberanía sería una solución, al menos transitoria, y a lo mejor en ese tiempo digamos de transición, los gibraltareños se irían dando cuenta de que no es tan malo tener las dos nacionalidades… incluso aunque sea por motivos prácticos.
    • En cualquier caso, lo que parece que no conduce a nada es promover la confrontación…
    • Por supuesto, pero a uno y otro lado de la Verja. Es como cuando se habla de Franco… los gibraltareños tienen que entender que los españoles que tienen ahora este reto no tienen nada que ver con la generación que cerró la frontera. En España llevamos 40 años de democracia, y no seremos tan malos cuando la colonia extranjera con más implantación en España la componen miles de ingleses, que quieren vivir aquí… Por eso, que alguno haya hablado de ir a la guerra… eso es perder los papeles y adoptar actitudes del más rancio colonialismo.
    • Entonces, ¿por qué la mayoría de los gibraltareños no quieren ni oír hablar de esa posibilidad?
    • Hay una especie de enrrocamiento numantino contra el que es muy difícil luchar… El cierre de la frontera hizo nacer una generación sin contacto con el lado español, ni con la cultura española, en aquellos años se prohibía incluso hablar en español en los colegios gibraltareños… Fue una ruptura muy traumática, que no sólo afectó a Gibraltar, sino también a esta parte, porque aquella medida tan contundente de no sólo la pagaron los gibraltareños: también tuvo un coste a este lado, hubo víctimas, por así decirlo, en ambos lados, con muchos campogibraltareños que fueron recolocados en otros trabajos de Despeñaperros para arriba, lo que produjo desarraigos familiares… Y se zarandeó toda la economía de la zona, que se beneficiaba de lo que se llama un “contrabando de hormigas”, de pequeños útiles domésticos, de prendas de ropa…
    • El caso es que ahora los gibraltareños tienen la sensación (o eso parece deducirse de las declaraciones de sus líderes) de que España pretende aprovecharse de la nueva situación…
    • Cualquier país lo haría, el Reino Unido el primero… Es verdad que España obtiene ahora una cierta ventaja, por así decirlo, con la que no contaba, pero, en cualquier caso, no deja de resultar curioso que los gibraltareños se cabreen con el Gobierno español, pero no con el Gobierno británico, que es el que los ha puesto en esta difícil situación… Los gibraltareños tienen que entender que la situación diplomática ha cambiado por completo, porque así lo ha decidido, unilateralmente, su potencia colonial, que ha decidido apartarse de Europa, aislarse del continente y mirar más hacia Estados Unidos…
    • Vaya, que  parece que se quieren independizar de España, cuando, en todo caso, a quien tendrían que pedirle la independencia sería al Reino Unido…
    • Claro, pero es que, en cualquier caso, esa independencia no sería posible, por el Tratado de Utrech, que dice que si cambiara la situación, España recuperaría el territorio… Sé que hay gente a la que le cuesta entenderlo, pero los tratados no se pueden interpretar a la carta, coger lo que nos interesa (que España cedió el territorio de Gibraltar al Reino Unido), y lo que no nos interesa no… Las leyes internacionales no funcionan así.
    • O sea, que para usted, la única solución pasa por la cosoberanía…
    • Sería una solución intermedia… Es que si no, ¿cómo se articulan los intereses de los gibraltareños con los mandatos de la ONU?  Lo que no es una solución es cerrarse en banda a cualquier opción, sin valorar con un mínimo de objetividad los pros y los contras, cuando realmente ahora sí que se enfrentan a un problema… La población gibraltareña ha demostrado en varias ocasiones su vocación europeísta, la última cuando votaron mayoritariamente que querían permanecer en Europa… Pues la única salida no pasa ni por Portugal ni por Francia, tiene que ser por España. Lo contrario supondrá que la Verja sea frontera exterior de la UE, y las consecuencias serán malas para todos…
    • Las colas en la Verja, desde luego, no benefician a nadie, pero España tiene que cumplir con sus obligaciones en materia de seguridad, y más con el nivel de alerta antiterrorista en el que estamos…
    • Por supuesto… La lectura más fácil es decir que España endurece los controles para fastidiarles a ellos, cuando para circular por cualquier aeropuerto del mundo  nos sólo tenemos que pasar un estricto control, uno a uno, sino que hasta nos cachean, nos quitan la ropa, nos pasan por el detector de metales… Y no olvidemos una cosa: el gibraltareño no quiere estar en cola en la Verja, pero sí quiere la Verja, porque es lo que le da identidad y lo que les hace especiales, distintos… Es como un símbolo, nadie quiere que la quiten.
    • En cualquier caso, como decía, las consecuencias de un Brexit duro se notarían a ambos lados de la Verja, los gibraltareños no serían las únicas “víctimas”…
    • De víctimas nada, son la tercera economía del mundo por renta per cápita… No son el pueblo palestino, ni el pueblo saharaui; al revés, se han beneficiado durante mucho tiempo de una situación económica y fiscal muy privilegiada. Ahora hay un nuevo escenario, y, si lo piensan bien, la cosoberanía podría satisfacer a todos, podría ser un acuerdo entre democracias… ¿Qué perjuicio tendría para Gibraltar tener las dos nacionalidades, la inglesa, que es la que ellos parecen sentir, y la española, que, es la que les permitiría seguir siendo europeos? ¿Por qué no podrían estar bajo otra bandera sin perder su identidad, sus instituciones y sus peculiaridades? ¿Por qué ese miedo a planteárselo siquiera? Pues porque todo esto no se ve desde un punto de vista racional, sino desde el punto de vista emocional… Se les está vendiendo que van a salir perdiendo, que se acabarían sus privilegios… Y existe, también, el temor a lo desconocido, a lo nuevo…
    • Hasta cierto punto resulta comprensible, ¿no? Si siempre han estado muy bien, como usted dice, ¿para qué cambiar?
    • Pues porque la situación ha cambiado, y tienen que aceptarlo... España va a seguir siendo territorio de la UE, y está obligada a cumplir todas las directivas de la UE… Si tenemos que hacerlo con la de la estiba, que nos supone un problema, también con Gibraltar.  Como decía, España no ha pedido que Gibraltar salga de la UE, lo ha decidido el Reino Unido… y habrá que buscar alguna fórmula . Entiendo que para ellos es difícil un cambio de mentalidad, pero no queda otra, y tienen que cambiar la narrativa… La anterior ya no vale.
  • Datos

    24

    Veinticuatro submarinos nucleares de la Royal Navy han hecho escala en Gibraltar en los últimos cuatro años desde que el gobierno de Picardo arrojó bloques de hormigón en aguas de la bahía, en 2013, provocando un clima de tensión con España.