Domingo, 17 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    “Efectos nocivos de tener una colonia enclavada en nuestro país”

    España señala en la ONU que el “anacronismo” de Gibraltar “distorsiona” la economía y pone en peligro la seguridad

  • Francisca Pedrós, diplomática que representó a España en la Comisión de la ONU
    Noticias Gibraltar

    La diplomática española ante la ONU, Francisca Pedrós, ha relatado los “efectos nocivos de tener una colonia enclavada en nuestro país”, entre ellos un “régimen fiscal de excepción… que ha generado graves distorsiones en la economía de la zona” y, también, “los tráficos ilícitos a los que da origen, en particular el contrabando de tabaco, en manos ya de estructuras de crimen organizado” y que, según denuncia, ponen “en peligro la seguridad de las personas”.

                             

    En una breve, pero contundente intervención ante la IV Comisión para la Descolonización de la ONU, la diplomática española no entró a rebatir en ningún momento al ministro principal gibraltareño, Fabian Picardo, pero sí expuso no sólo el “anacronismo histórico” que representa Gibraltar sino los riesgos y peligros que supone para España y, más en concreto, para el Campo de Gibraltar.

     

    Explicó cómo el régimen fiscal gibraltareño supone un perjuicio para “las arcas españolas, de la UE y de la prosperidad de la región”. Dijo que no tenía nada contra la “riqueza considerable” que ese régimen fiscal había supuesto para Gibraltar, pero “sí nos hubiera gustado que las autoridades del Peñón empleasen una parte en el cuidado del medioambiente y hubiesen construido en algún momento una estación depuradora de aguas residuales urbanas, que hoy por hoy vierten al mar sin más”.

     

    Sí nos preocupa, dijo, “la ventaja injusta e ilegítima que este régimen proporciona a la economía del Peñón y los tráficos ilícitos a los que da origen, en particular el contrabando de tabaco, en manos ya de estructuras de crimen organizado, que ha generado verdaderas situaciones de tensión y peligro en los municipios colindantes… poniendo en peligro la seguridad de las personas”.

     

    Se reafirmó en lo que el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, ya anunció en su reciente visita a la comarca, que España persigue “el bienestar socioeconómico de todas la zonas y, sobre todo, de nuestros trabajadores, en Gibraltar y en el Campo de Gibraltar” por lo que reiteró a los españoles afectados por la cuestión gibraltareña que “sus derechos y sus intereses serán defendidos por España en cualquier negociación”.

     

    Recordó que tanto la Asamblea General de Naciones Unidas como la IV Comisión de Descolonización “reiteran año tras año al Reino Unido y España su mandato de entablar negociaciones para poner fin a la situación colonial de Gibraltar” y también que esta “Asamblea ha elaborado un verdadero cuerpo legislativo, que España suscribe plenamente, sobre la descolonización de Gibraltar con la aprobación de importantes Resoluciones” desde el año 1966.

     

    Aclaró, por su parte, que “los auténticos gibraltareños” eran los habitantes españoles de Gibraltar cuando fue ocupado militarmente por Gran Bretaña en 1704; que España sólo cedió la ciudad, castillo y puerto de Gibraltar sin jurisdicción territorial alguna y, por tanto, sin aguas y que “el Reino Unido ha ocupado ilegalmente y sin título alguno el istmo que une Gibraltar con la península ibérica y en 1909 incluso levantó una verja acotando la zona e intentado consolidar así la ocupación ilegal de territorio español”.