Sábado, 16 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    Feetham dimite como líder del GSD y abre una nueva etapa en la política de Gibraltar

  • Feetham explica emocionado su decisión de dimitir, acompañado de compañeros del GSD
    Noticias Gibraltar

    Entre lágrimas, emocionado y con el apoyo de Edwind Reyes, Elliot Philips y el nuevo número uno, Roy Clinton. Así se ha despedido del primer plano político, el hasta hoy líder de la oposición en Gibraltar, Daniel Feetham. Una decisión meditada, con la que ganará su familia, especialmente su mujer Julia y que, si bien no es consecuencia de la decisión de Lawrence Llamas de romper la disciplina de voto del GSD en relación al presupuesto, es evidente que ha sido un detonante importante para ello.

    Feetham, que tuvo que detenerse en varias ocasiones durante su alocución en inglés por la emoción, recordó sus casi 20 años de carrera política. Primero como ministro de Justicia, en el gobierno de Peter Caruana, y en los últimos seis como líder de la oposición a Picardo. “Un camino que no ha sido fácil”. Seguirá en el Parlamento, apoyando a sus compañeros y trabajando por el pueblo gibraltareño hasta el último momento.

    Atendió a Noticias Gibraltar, único medio español en la rueda de prensa celebrada en la sede del GSD, y apuntó a que comienza “una nueva etapa en la que espera que otra persona pueda llevar a mi partido al lugar al que no he podido llevarlo yo”. Entiende que hay gente preparada “para ello”, aunque no quiso pronunciarse sobre futuros liderazgos.

    La formación política abre ahora un periodo de análisis que se prolongará durante todo el verano. Clinton llevará la voz cantante en el Parlamento y luego se decidirá qué ocurre cara al futuro candidato a los comicios previstos, en principio, para 2019. “Ya sabes que quería marcharme, ha sido una medida reflexionada y no lo hice antes porque tras el referéndum del Brexit quería aportar mi experiencia”, apunto Feetham.

    Aunque incide en que la crisis abierta por Llamas, también dimitido en las últimas horas, no ha sido el detonante, es obvio que lo acontecido no pasa desapercibido. “Ha estado manipulado” dijo en su intervención y no quiso ir a más. Sí recordó que “en ningún momento él consultó con nadie el comunicado de prensa que ha emitido”, en el que asegura no confiar ya en el partido que hasta ahora lideraba Feetham. Algo que se contradice con lo que comentó sobre el presupuesto e, incluso, lo que “me dijo tras mi discurso en el Parlamento”. Entonces, recuerda Feetham, “me dijo que se notaba que era abogado y que yo había hecho una buena exposición”.

    Lo que ocurrió entre el lunes, que se presentaron los presupuestos y el miércoles, cuando se votaron, sólo Llamas lo sabe. “Aquí en esta habitación --la sede del GSD-- se decidió no apoyar los presupuestos y no te puedo decir si él estaba fuera hablando por teléfono o no, pero entonces no dijo nada”, casi no lo hizo hasta minutos antes de la votación y vía whatsapp.

    Y es que, aunque Feetham no lo dijo en público ni tampoco en sus declaraciones a este medio, la situación de Llamas no parecía cómoda desde bastante tiempo. Eso sí, le pidió tanto a él como a Marlene Hassans, que también llegó a la Cámara gracias al GSD, que tengan valor para crear una plataforma política y presentarse a ser candidatos.

    Un repaso por su vida, su compromiso familiar y con su pueblo, así como el cariño de sus compañeros de partido, cariacontecidos todos, aunque ya conocían su decisión irrevocable, pusieron el punto y final a la carrera política, al menos en el primer plano, de un dirigente que, por lo que respecta a España y al Campo de Gibraltar, nunca ha tenido una salida de tono y siempre ha abogado por el diálogo y la cooperación.