Sábado, 16 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    Gibraltar pierde interés como base naval pero lo mantiene como estación de inteligencia

  • Gibraltar, desde el portaaviones "HMS Queen Elizabeth" que no pudo atracar en su base naval
    Noticias Gibraltar

    Gibraltar pierde progresivamente interés para la Royal Navy como base naval y puerto de atraque, aunque lo mantiene como estación de inteligencia de comunicaciones y de vigilancia acústica para submarinos que pasan el Estrecho.

     

    Los datos demuestran que, cada vez, visitan menos buques de la Royal Navy el puerto de Gibraltar. De hecho, en lo que va de año sólo han pasado tres grandes buques, uno de los cuales ni siquiera pudo atracar debido a sus dimensiones, el moderno portaaviones “Queen Elizabeth”, y otro de ellos era la fragata de escolta del mismo, la “Somerset”. El tercer buque que pasó por la base naval gibraltareña fue la fragata “Sutherland”.

     

    Distinto es el caso de los submarinos, que acuden a Gibraltar para cargar y descargar munición o para reparar averías. Este fue el caso concreto del submarino nuclear estadounidense “USS John Warner”, que permaneció diez días, desde el 25 de marzo, realizando unas reparaciones de las que no se informó a nadie y fueron desveladas por Noticias Gibraltar.

     

    Así, pues, las visitas de buques de la Royal Navy a la base naval de Gibraltar ha sido en lo que va de año tres: la fragata “HMS Sutherland”, del 12 al 13 de enero rumbo a Australia; el portaaviones “HMS Queen Elizabeth”, del 9 al 12 de febrero para mostrar la bandera y, por sus dimensiones, no pudo atracar en puerto; y la fragata “HMS Somerset”, en la misma fecha y en servicio de escolta del portaaviones.

     

    De hecho, la dotación del llamado Escuadrón de Gibraltar es puramente testimonial, con dos pequeños patrulleros, el “HMS Scimitar” y “HMS Sabre”, y algunas lanchas RHIB (semirrígidas).

     

    La principal razón es la escasez de barcos de la Royal Navy y la multiplicación de misiones en las que está presente. Pero la evidencia es que Gibraltar, progresivamente, va dejando de tener interés para la Armada británica y sólo aprovecha el paso de los buques, con destino a operaciones de ultramar, para mostrar la bandera y contentar a la población y a las instituciones políticas locales.

     

    El Peñón sí mantiene su interés como polvorín de municiones para los submarinos nucleares y buques de superficie y como puerto de reparación para las averías de los sumergibles, como se demuestra en la mayoría de sus últimas visitas.

     

    Sí continúan activas las estaciones de inteligencia de comunicaciones y la de vigilancia acústica del paso de submarinos por el Estrecho.