Sábado, 16 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    España no aceptará situaciones ‘de privilegio’

    Gibraltar puede perder con el brexit el 40% de mano de obra, 93% de turismo y 20% de comercio

  • Main Street, la principal calle comercial de Gibraltar
    Noticias Gibraltar

    El 40 por ciento de la mano de obra existente en Gibraltar entra diariamente a través del paso fronterizo con España, por donde también acceden a la colonia británica el 93 por ciento de los turistas que la visitan. Así, al menos, lo ha afirmado esta misma semana Ramón Luis Valcárcel, vicepresidente del Parlamento Europeo y eurodiputado del PP, que asegura también que, si finalmente acaba saliendo del Mercado Único junto con Reino Unido, “Gibraltar se arriesga a perder el 20 por ciento de su comercio”.

     

    Las palabras de Valcárcel, pronunciadas durante una conferencia sobre “Retos y desafíos de la Unión Europea ante el Brexit”, organizada por la Universidad Europea de Valencia, no han debido sentar nada bien en el número 6 de Convent Place, que lleva días arremetiendo ya no sólo contra Madrid, sino también contra Bruselas.

    El vicepresidente del Parlamento Europeo ha recordado también durante la referida conferencia, difundida por la agencia Efe, que “sea cual sea el modelo de Brexit que elija, Londres tendrá que pagar una factura de 60 mil millones de euros, que no es un castigo, sino un compromiso adquirido, para completar el Brexit”.

    A esto hay que añadir, según Valcárcel, que “si amenaza con vincular el libre comercio a la seguridad y con convertirse en un paraíso fiscal, imposibilitando llegar a un acuerdo, cuando salga de la Unión Europea quedará automáticamente a expensas de la Organización Mundial del Comercio, lo que significaría que sus productos tendrán que pagar un arancel de entre el 10 y el 20 por ciento”. Obviamente, este encarecimiento de los aranceles y, consecuentemente, de los productos de importación y exportación, afectaría también a Gibraltar.

    El vicepresidente del Parlamento Europeo, que calificó el Brexit como “la decisión más insolidaria que se ha tomado en la historia de la Unión Europea, una total y completa antítesis del espíritu europeo”, recordó también durante su intervención en el foro universitario que las consecuencias de dicha decisión no va a afectar únicamente a los ciudadanos comunitarios, sino también, y muy especialmente, a los propios británicos, gibraltareños incluidos. El Reino Unido va a salir muy mal parado. James Cameron no sólo ha partido la Unión, sino también al Reino Unido, y si no que se lo pregunten a Irlanda o Escocia”.

    España advierte en un informe que no consentirá “competencia desleal”

    A las manifestaciones del vicepresidente del Parlamento Europeo, que no hacen sino constatar una evidencia, se unen otras informaciones aparecidas en los últimos días que inciden, precisamente, en el análisis de las consecuencias económicas del Brexit, y que coinciden en poner el dedo en la llaga sobre la condición de paraíso fiscal de Gibraltar.

    A este respecto, este miércoles, 3 de mayo, el diario El País se hace eco de un informe del Ministerio de Asuntos Exteriores, enviado al Congreso de los Diputados, en el que se advierte de que el Gobierno español no consentirá ningún acuerdo que permita a la colonia británica seguir ejerciendo la actual competencia desleal.

    El informe al que ha tenido acceso el periódico nacional, elaborado por la Secretaría de Estado para la Unión Europea bajo el títuloNegociaciones sobre la retirada del Reino Unido de la UE”, deja claro que el régimen especial del que goza la colonia “es una condición que España tuvo que aceptar en su momento (1986) para poder adherirse a las entonces Comunidades Europeas”, dado que el Reino Unido había ingresado trece años antes, en 1973.

    A lo largo de estas tres últimas décadas, el estatuto de Gibraltar “ha derivado en una situación de injustificado privilegio”, que le ha permitido desarrollar “un régimen propio extremadamente permisivo en materia fiscal, aduanera y de establecimiento de sociedades”. Una situación que, en el escenario que se plantea el Brexit “duro” elegido por Londres, se torna absolutamente insostenible.