Sábado, 16 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    Gibraltar sigue ausente en el tercer documento británico para la negociación del Brexit

  • La última reunión con Theresa May de los representantes gibraltareños
    Noticias Gibraltar

    Ya son tres los documentos hechos público por el gobierno británico para la negociación del Brexit en los que Gibraltar no está contemplado de forma específica. El día 28 de agosto comenzará la tercera fase de las negociaciones británico-comunitarias y Londres fija sus posiciones con estos documentos en los que, de momento, ha tratado la cuestión aduanera, circulación de personas y permisos de trabajo, en el primero; la confidencialidad de documentos, en el segundo; y, por último, la cooperación judicial.

     

    La ausencia de aplicaciones concretas a Gibraltar, más allá de alguna mención genérica y común para todos los territorios, inquieta en medios políticos, económicos y profesionales del Peñón sin que las referencias al Consejo Ministerial Conjunto y los frecuentes viajes a Londres de miembros del gobierno local les tranquilice, a la vista de estos resultados.

                             

    De momento, el primer documento sobre unión aduanera, dado a conocer el pasado 16 de agosto, fue un golpe directo porque el propio texto británico reconocía la frontera irlandesa como "la única frontera terrestre del Reino Unido".

     

    El documento planteaba una unión aduanera “temporal” de hasta dos años y excluía de esta propuesta a Gibraltar y el resto de territorios, reconocía que no forman parte de la Unión Aduanera de la Unión Europea y aseguraba que “seguirá trabajando con sus gobiernos para garantizar que se tengan en cuenta sus prioridades”.

     

    Y esta es la misma posición que se mantiene en los restantes documentos, hasta el momento, en lo que respecta a Gibraltar, territorios de ultramar y dependencias de la Corona: la genérica mención de que se tendrán en cuenta sus intereses, pero sin especificar cuáles ni de qué manera.

     

    Aún faltan cuatro documentos de posición negociadora británica, según lo anunciado en su día por el ministro del Brexit David Davis, pero vista la coincidencia hasta el momento no parece que vayan a mejorar las expectativas gibraltareñas.

     

    Tampoco los enunciados principales de estos documentos de negociación parecen haber despertado el interés de la comunidad europea que, además de criticar la intencionada confusión entre bienes y servicios o las restricciones a la contratación de ciudadanos comunitarios con impuestos especiales a las empresas, lamentan la ambigüedad que la política británica ha mantenido siempre con la UE, de la que ha decidido escindirse pero no termina de aceptarlo, igual que cuando se incorporó en 1973 pero nunca lo hizo por completo.