Sábado, 18 de Agosto de 2018

Formulario de búsqueda

    Faltan 13 semanas

    Gibraltar, una incógnita para un Brexit cada vez más incierto según Bruselas

  • Banderas a la entrada de Gibraltar
    Noticias Gibraltar

    La Unión Europea ya se prepara para una salida británica sin acuerdo y avisa a sus estados miembros y sectores económicos de un posible “Brexit al borde del abismo”, como ha sido bautizada esta nueva perspectiva. Y Gibraltar, al que ha aludido directamente el negociador jefe comunitario Barnier, es otra incógnita añadida.

     

    Tras la última reunión del jueves, Michel Barnier hizo la siguiente declaración referida al Peñón: "Debemos encontrar un acuerdo sobre todos los temas que todavía están abiertos en el Tratado de Retirada. Eso incluye la cuestión de Irlanda y de Irlanda del Norte, que es la más grave. Pero también la cuestión de las bases militares británicas en Chipre y evidentemente Gibraltar. Cada uno de estos puntos es importante y debemos lograr un acuerdo sobre todos ellos. Este acuerdo es necesario como condición previa para cerrar el Tratado de Retirada".

     

    Es decir, que todavía, cuando apenas queda tiempo porque se quería tener cerrado el asunto de Gibraltar en junio y, con prórroga, en octubre, no hay un acuerdo real sobre el asunto del Peñón entre Reino Unido y España de forma que, como siempre ha mantenido Bruselas, se solvente una “condición previa” necesaria para el Brexit.

     

    Ha habido múltiples conversaciones, en Londres y en Madrid, normalmente de perfil técnico y en algunas de ellas con presencia directa de representantes gibraltareños. Pero cuando todo parecía que se encaminaba a una solución pronta que el propio ministro español de entonces, Dastis, anunció a los medios británicos para antes del verano, desembocó en un nuevo bloqueo de posiciones a la semana siguiente.

     

    Y, desde entonces, nada hasta ahora. España ha confirmado en declaraciones de su nuevo ministro, Borrell, la posición ya conocida respecto al Brexit, Reino Unido intenta sobrevivir a una crisis política y de gobierno sin precedentes y a un plan de salida que no contenta a nadie y Gibraltar permanece a la expectativa en tres frentes: Madrid, Londres y, por supuesto, Bruselas.

     

    A pesar de la capacidad personal de algunos asesores españoles de Picardo para acceder a La Moncloa, con Pedro Sánchez como actual inquilino, el nuevo Gobierno de España y su Ministerio de Exteriores no han cambiado nada de la posición anterior, ni en sus objetivos ni en sus mensajes y la última reunión con Theresa May en realidad no sirvió para mucho, habida cuenta de las prioridades de la primera ministra británica, que soporta una crisis interna de enorme dimensión.

     

    Y el caso específico de Gibraltar no es la única condición previa para acordar la salida británica, también están las bases militares de Chipre, sobre las que tampoco hay avances conocidos.

     

    Las posibilidades de un Brexit caótico aumentan a medida que pasa el tiempo sin que se llegue a ningún acuerdo, ni en el plan de salida ni en las condiciones previas que, entre otras, afectan de forma directa a Gibraltar. De ahí el aviso de Bruselas: falta 13 semanas o será un Brexit sin acuerdo.