Sábado, 16 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    El gobierno andaluz recibirá al alcalde de La Línea tras sus críticas por la cita de Díaz con Picardo

  • El alcalde de La Línea, Juan Franco, en una imagen de archivo.
    Noticias Gibraltar

    El alcalde de La Línea de la Concepción, Juan Franco, ha provocado con su crítica en la red social Facebook una rectificación de la Junta de Andalucía, tras el anuncio de la reunión de la presidenta, Susana Díaz, con el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, el próximo día 25 de enero en el palacio sevillano de San Telmo.

    Cronológicamente, los hechos se han desarrollado así. A las once y media de la mañana, el primer edil mostraba su enfado en la citada red. Textualmente decía: “Me parece inaudito e indignante. Hemos pedido en varias ocasiones citas tanto con la presidenta como con el vicepresidente de la Junta para tratar el gran problema que tenemos ya en esta ciudad. Pero antes de escucharnos a nosotros, que creo que somos andaluces, se atiende a nuestros vecinos. Esto es lo que le importamos al gobierno andaluz”.

    Una hora más tarde, el propio alcalde apuntaba a que había tenido una reunión en la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur) con el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Manuel Jiménez Barrios, quien le habría confirmado una cita el día 23 de enero entre el máximo mandatario linense y miembros del gobierno andaluz. “En principio me causó cierto malestar. Aunque me parece positivo cualquier trabajo para poner en marcha medidas contra el Brexit, entendemos que antes que escuchar a nuestros vecinos, la presidente debería atender las reivindicaciones de todos los linenses”, dijo Juan Franco.

    Una situación, según el político linense, que ha quedado subsanada con la cita prevista. “El vicepresidente me ha confirmado que habrá una reunión el 23 de enero en la que podremos afrontar la situación a la que se enfrenta la ciudad y la posición de la Junta, que tiene las competencias en numerosas materias que nos afectan”.

    La cita, se quiera o no, llega tras varias peticiones que no encontraron respuesta y como reacción al enfado de Franco ante la decisión de Susana Díaz de mantener un encuentro de trabajo con el político gibraltareño, sin tener en consideración al alcalde del municipio más cercano al Peñón.