Jueves, 21 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    El gobierno de Gibraltar adjudica el contrato de la planta de aguas residuales que espera acabar en 2020

  • Vertido de aguas residuales en Punta Europa, en una imagen reciente
    Noticias Gibraltar

    El gobierno de Gibraltar ha informado hoy de la adjudicación del contrato de obras para el diseño y estudio topográfico de la planta de aguas residuales en Punta Europa que evitará, en su día, los vertidos directos al mar que llevan años siendo denunciados. La información del gobierno también señala que el encargo abarca las aprobaciones medioambientales y las obras preliminares.

     

    El contrato se ha adjudicado a la unión de empresas formada por NWG Commercial Services Limited (Northumbrian Water) y Modern Water y, según el comunicado gubernamental, “estos son los últimos pasos antes de que se pueda empezar a trabajar en el proyecto, que abarca el diseño, la construcción y la operación de la planta de tratamiento de aguas residuales y tiene por objeto tratar todas las aguas residuales urbanas y las aguas pluviales del Peñón para toda la población de Gibraltar”.

     

    Hasta el momento, estas aguas residuales urbanas no son tratadas y vierten directamente al mar por lo que son frecuentes las denuncias ecologistas y políticas al respecto, llegando el caso incluso al Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea en 2015, después de varios recursos de un proceso iniciado en 1988, hasta que el alto tribunal comunitario condenó en mayo del año pasado al Reino Unido, en representación de Gibraltar, por incumplimiento de la Directiva 91/271/CEE.

     

    Precisamente entonces, hace casi un año y a raíz de la resolución del Tribunal Europeo, el gobierno de Gibraltar explicaba que el problema “viene de lejos”, que el proyecto suponía una “gran carga de trabajo” y que era necesario “asegurarse que la tecnología empleada era la apropiada”. Estos argumentos fueron contestados por la oposición política del GSD puesto que la única actuación fue la de convocar un concurso público y seleccionar un contratista.

     

    Hoy, ocho meses después, el gobierno de Gibraltar ha adjudicado los proyectos iniciales para la planta de aguas residuales con la intención, según el mismo comunicado, de que las obras sobre el terreno empiecen en el primer semestre de este año y finalicen en el 2020.

     

    La planta estará ubicada en Brewery Crusher, cerca de Punta Europa. No expedirá olores y estará cubierta, por lo que no afectará negativamente al paisaje de la zona, según informan.

     

    El ministro principal, Fabián Picardo, comentó: “Me alegra comprobar que nuestro arduo trabajo en este ámbito resultará ahora en el progreso en el tratamiento de aguas. Hemos dedicado mucho tiempo para avanzar en este sentido, dado que tuvimos que empezar literalmente de cero y los aspectos técnicos que el proyecto requería eran extraordinariamente complejos y constituían un enorme reto”.