Sábado, 18 de Agosto de 2018

Formulario de búsqueda

    Reivindica otra vez los trabajadores

    El gobierno de Picardo admite la insinuación de Borrell, aunque niega que Gibraltar parasite al Campo de Gibraltar

  • Entrada a Gibraltar por el paso de la Verja
    Noticias Gibraltar

    El gobierno de Gibraltar, que preside Fabian Picardo, ha emitido un comunicado a primera hora de la tarde admitiendo que las declaraciones del ministro español Borrell “pueden interpretarse como una insinuación de que la economía gibraltareña es, en cierto modo, parasitaria del Campo de Gibraltar”.

     

    El comunicado gibraltareño pretende negar tal insinuación y, para ello, expone seis argumentos, ya utilizados con anterioridad repetidas veces y procedentes, en su mayoría, del informe que encargó la Cámara de Comercio de Gibraltar en septiembre de 2009 al profesor John Fletcher de la Universidad de Bournemouth, actualizado en julio de 2015 con datos del 2013.

     

    Los seis argumentos del gobierno de Gibraltar son, textualmente, los siguientes:

     

    “Más de 13.000 personas viven en España y trabajan en Gibraltar, y la mayoría de ellas son españolas. Las empresas gibraltareñas compran productos y servicios por alrededor de 400 millones de libras al año a empresas españolas. Los ciudadanos residentes en Gibraltar gastan más de 70 millones de libras al año en bienes y servicios en España. Los ciudadanos residentes en Gibraltar con una segunda vivienda en España gastan más de 62 millones de libras en el país, de los cuales 46 millones en el Campo de Gibraltar. Gibraltar representa el 25% del PIB de la región vecina. La economía de Gibraltar es el segundo empleador más importante para la región andaluza vecina”.

     

    Según el gobierno de Picardo, “esto demuestra la importancia de la relación económica entre Gibraltar y la región española adyacente y el elevado nivel de prosperidad compartida que ya existe”.

     

    Considera que “a medida que nos preparamos para salir de la Unión Europea, impulsar aún más esta prosperidad compartida y tomar las medidas necesarias para ello resulta de vital importancia tanto para Gibraltar como para España”.

     

    Y concluye que “a la luz de los hechos, lo que queda claro es que Gibraltar y el Campo de Gibraltar comparten una relación tanto humana como comercial que podría describirse como simbiótica y que puede mejorar aún más para el beneficio común de los ciudadanos que viven a ambos lados de la frontera”.