Viernes, 21 de Septiembre de 2018

Formulario de búsqueda

    El GSD lamenta la situación laboral de los empleados públicos de las áreas sociales y de sanidad

  • Daniel Feetham, en la puerta del GSD
    Noticias Gibraltar

    El GSD, a través de su parlamentario, Daniel Feetham, ha recibido mensajes claros, por parte de trabajadores de la Sanidad Pública de Gibraltar (GHA) y otras áreas sociales, en los que se pone de manifiesto la delicada situación por la que están atravesando y que no es nueva.

     

    Recuerda Feetham que, en los últimos cinco años, su formación política “ha estado preguntando al gobierno sobre el número excesivo, sin precedentes, de trabajadores de agencias  (privadas) que están en el servicio público”. Él mismo planteó en el Parlamento hasta en 20 ocasiones esta cuestión.

     

    Ahora, pone en conocimiento de la opinión pública algunos de los mensajes que le han llegado desde el ámbito laboral. 

     

    "Danny mi hija ha estado empleada en un departamento, que se omite por cuestiones obvias, a través de agencia durante más de tres años ... Hay otras personas en la misma situación ... He decidido notificarte de este hecho a través de un mensaje privado, como mi hija y también me temo que las repercusiones pueden ser tomadas por esta administración".

     

    Otro mensaje de similares características señala: “"He estado trabajando para la agencia por más de tres años ... ganando £ 6.75 por hora, personal del gobierno, la misma posición que yo, casi £ 9 por hora"

     

    "Trabajo para [Departamento] ... durante casi 3 años y soy trabajador de suministros, somos muchos, casi cinco años en el suministro"

     

    "Danny, he estado trabajando en [Departamento] a través de [Agencia] durante más de 3 años. No he tenido vacaciones y mi salario está justo por encima del salario mínimo por el mismo trabajo que el personal permanente ".

     

    El denominador común en estas y otras quejas es que las personas mantienen una relación a largo plazo en el servicio público, con el salario mínimo o lo suficientemente cerca de él, sin los mismos beneficios por enfermedad y vacaciones que los demás. Una situación que Feetham y el GSD ya conocían y para la que han pedido medidas, pero que no se ha atajado.