Jueves, 19 de Julio de 2018

Formulario de búsqueda

    La Guardia Civil intercepta más de 2.000 litros de combustible para narcolanchas

  • En Cosas,
    Imagen de la furgoneta proporcionada por la Guardia Civil
    Noticias Gibraltar

    Agentes de la Guardia Civil de la Comandancia de Algeciras han interceptado en la carretera del Higuerón, que da acceso a La Línea, una furgoneta con dos tanques de plástico que contenían 1.000 litros de combustible cada uno y todo el mecanismo para el repostaje directo en petaca.

    Los narcotraficantes, explica la Guardia Civil en una nota, “adquieren combustible convencional, principalmente gasolina sin plomo de 95 octanos, en gasolineras de localidades distintas a La Línea para su uso en las narcolanchas, donde embarcan las petacas de gasolina, y una de las acciones que se viene realizando por esta Comandancia es interferir sus suministros logísticos”.

    Esta aprehensión de 2.000 litros es una de las más importantes realizadas últimamente, y ha permitido poder identificar a sus transportistas e interceptar el vehículo que se venía utilizando como gasolinera móvil.

    El transporte de combustible en vehículos particulares sólo está permitido en garrafas apropiadas y de  hasta 60 litros, sin que en ningún caso se sobrepasen los 240 litros. Para poder transportar cantidades superiores o contenedores que superen esa capacidad es necesario cumplir con la normativa reguladora del transporte de mercancías peligrosas por carretera que, entre otras obligaciones, requiere que el conductor tenga un permiso de conducción especial, que la carga se documente con una carta de porte, que el vehículo esté debidamente señalizado o que se cuente con las medidas de seguridad obligatorias.

    Las infracciones administrativas derivadas de estos hechos, que pueden tener aparejadas sanciones económicas que oscilan entre los 4.000 y los 800 euros, fueron denunciadas con apoyo de componentes del Destacamento de Tráfico de la Comandancia de Algeciras, que realizaron siete denuncias a dos vecinos de La Línea de origen español y a la furgoneta que conducían, a nombre de un vecino también de la Línea pero de origen marroquí.