Sábado, 16 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    Habrá una zona de exclusión para su seguridad

    El "HMS Queen Elizabeth" atracará en el exterior del puerto de Gibraltar debido a sus dimensiones

  • El HMS Queen Elizabeth
    Noticias Gibraltar

    Este viernes llegará a Gibraltar el buque más moderno de la flota británica, el “HMS Queen Elizabeth”, uno de los portaaviones más grandes del mundo y que no podrá atracar en el interior de la dársena portuaria gibraltareña precisamente por su gran tamaño y por las limitaciones de profundidad. El buque quedará atracado en el exterior del muelle de cruceros y las autoridades reservarán una zona de exclusión para su seguridad.

     

    El “HMS Queen Elizabeth tiene una eslora de 284 metros, una manga de 73 metros, un calado de 11 metros y un desplazamiento de 65.000 toneladas. Semejante buque, uno de los más grandes portaaviones del mundo en la actualidad, solo por detrás de los estadounidenses, tiene difícil atracar en puertos que no tengan suficiente calado y dimensiones, como es el caso de Gibraltar.

     

    La sonda de la carta en la dársena interior del muelle Sur, por ejemplo, es de 15 metros, pero va disminuyendo al alejarse del muelle de forma que en el centro de la dársena es de unos 12 metros con el agravamiento de que, a 280 metros del muelle existen unas obstrucciones de 11,3 metros. A la altura de la Torre del Almirantazgo y en el tercio oriental de la dársena, las sondas están comprendidas entre 10 y 11 metros. Son unas sondas imposibles para maniobrar con un buque como el “HMS Queen Elizabeth”.

     

    De ahí que la solución que han aplicado las autoridades sea la de atracar el portaaviones en la cara exterior del muelle de cruceros y, conscientes de los riesgos que supone, han delimitado una zona de exclusión de 150 metros en su atraque y otra de 500 metros alrededor del buque mientras navega por la Bahía de Algeciras. En ambos casos patrullarán las lanchas de policía militar y civil.

     

    Semejante asunción de riesgo es consecuencia de un largo recorrido de peticiones y promesas para que buques de la armada británica atraquen en Gibraltar y muestren su bandera y, en el caso específico del “HMS Queen Elizabeth”, se trata de una reclamación que se mantiene desde que el entonces ministro para las Fuerzas Armadas, Mike Penning, lo anunciase en noviembre de 2016.

     

    El “HMS Queen Elizabeth” se encuentra en fase de pruebas y su reciente salida de Portsmouth no estuvo exenta de inconvenientes ya que los buzos tuvieron que reparar unas fugas en la popa y los aspersores contraincendios de a bordo inundaron parte del buque debido a un fallo informático, según informó la prensa británica.