Lunes, 18 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    Los ‘juegos de guerra’ del submarino HMS Ambush en Gibraltar acaban costando casi 4 millones de euros

  • Un remolcador conduce al HMS Ambush al puerto de Gibraltar después del accidente
    Noticias Gibraltar

    Casi 4 millones de euros le va a costar al Ministerio de Defensa británico el accidente del submarino nuclear HMS Ambush, en aguas cercanas a Gibraltar, cuando realizaba prácticas de ejercicios de combate sumergido, en contra de los protocolos internacionales de navegación. El accidente tuvo lugar hace un año y España reclamó entonces, y por dos veces, “explicaciones urgentes”, que todavía no se han dado por parte de Reino Unido.

     

    Lo que sí se conoce y ha hecho público el periódico local Gibraltar Chronicle es la factura de los daños, que entonces fueron calificados como superficiales: 3.788.000 euros. El HMS Ambush, en una mala maniobra por parte de quien gobernaba en ese momento la nave, chocó con la quilla de un barco mercante y terminó con daños en la vela (torreta) y en el casco del submarino, además del timón de popa cuando intentó corregir la profundidad.

     

    El submarino nuclear fue a remolque hasta el puerto de Gibraltar donde, después de 10 días y tras las protestas españolas, terminó por ser trasladado a su puerto base en Escocia. Londres aseguraba que no había riesgos porque no había sido dañado el reactor nuclear del submarino, aunque tanto Gibraltar como el Campo de Gibraltar se pusieron alerta recordando el caso del Tireless y su preocupante reparación del sistema primario del reactor, que duró todo un año, hasta que partió de nuevo en el 2001.

     

    En el caso del Ambush, según insistieron entonces las autoridades británicas, no hubo riesgo con el reactor nuclear, pero lo que sí quedó en evidencia son los peligrosos “juegos de guerra” que acostumbra a practicar la Royal Navy en torno a Gibraltar porque el submarino choca al tratar de rebasar, sumergido, a un barco mercante.

     

    Esta no es la única maniobra arriesgada que practican los submarinos británicos en la zona, porque ya han sido observados, también, navegando sumergidos en la cercanía de la costa española y de la cara este del Peñón.

     

    Como peligrosas resultan también las maniobras de acoso que realizan de forma habitual las patrulleras de la Royal Navy contra cualquier buque de Estado español, militar o de investigación, que cruce la Bahía de Algeciras. En este sentido, la obsesión por reclamar la jurisdicción de unas aguas no reconocidas ha llevado a las autoridades gibraltareñas a anunciar una investigación por el reciente paso de un buque de la armada francesa por la Bahía de Algeciras que enarbolaba una bandera española de cortesía.