Viernes, 21 de Septiembre de 2018

Formulario de búsqueda

    La Unión Europea aprueba por unanimidad las directrices del Brexit: Gibraltar, sometido al acuerdo de España

  • Donald Tusk pasa junto a las banderas de la Unión Europea, entre ellas la de España
    Noticias Gibraltar

    La Unión Europea de los 27, esto es sin Reino Unido, ya ha aprobado las directrices de la negociación para la salida británica y lo han hecho por unanimidad, sin modificación alguna a lo ya previsto y, en consecuencia, con la exclusión futura de Gibraltar de cualquier acuerdo que no tenga el visto bueno de España.

     

    El propio presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, lo ha confirmado en su cuenta de twitter y, según las fuentes cercanas a la reunión, el acuerdo unánime se ha alcanzado en apenas un cuarto de hora gracias a que “nunca antes se había visto esta unidad”.

     

    Esta decisión unánime, decidida y firme de la UE traslada aún más inquietud a Londres, que confiaba en las disensiones habituales en el seno de la Unión y, de hecho, el gobierno británico ya ha interpretado esta postura como la unión “contra” el Reino Unido.

     

    La factura que deberá pagar Londres a la UE (en torno a 60.000 millones de euros), la pérdida de las dos sedes británica de agencias europeas (una de ellas podría ir a España), la protección de los derechos de los europeos residentes en Reino Unido y el caso particular de Irlanda y el Ulster han propiciado una poco frecuente unanimidad de los dirigentes europeos.

     

    Gibraltar ni se ha mencionado. Le afecta por tanto la ya famosa directriz 22 (ahora 24 en la nueva redacción) del plan de negociación de la UE: “Una vez que Reino Unido deje la Unión, ningún acuerdo entre la UE y Reino Unido se aplicará al territorio de Gibraltar sin que haya pacto entre el Reino de España y Reino Unido”.

     

    En realidad, la doctrina del acuerdo Londres-Madrid es la misma que lleva manteniendo y repitiendo la ONU desde hace 50 años y, hasta ahora, la UE se sometía a la mayor neutralidad posible entre dos socios pero que, al abandonar uno de ellos voluntariamente, lo hace también de sus privilegios.

     

    Cuando se confirme la salida de Reino Unido, y por tanto de Gibraltar, en un plazo máximo de dos años, las consecuencias para el Peñón serán inevitables y quedará aislado de Europa, aunque como ya ha advertido varias veces su ministro principal, Fabian Picardo, el gobierno llanito piensa buscar alternativas en el mercado británico y de influencia anglosajona.

     

    Así figura en los planes futuros del centro financiero local y en ello trabaja el gobierno de Picardo, pero al margen de que industrias significativas como la del juego online o el turismo se pueden ver directamente afectadas, también tendrá consecuencias aún por determinar en el paso de la verja de La Línea, que pasará a convertirse en frontera exterior de la Unión Europea.

     

    A pesar que el 95,6% de los gibraltareños votaron a favor de la permanencia en la UE, el referéndum británico primero y la postura del “brexit duro” después, han conducido a esta situación en la que el gobierno de Gibraltar insiste una y otra vez que no habrá ningún tipo de acuerdo con España, aunque sí mantiene reuniones y acuerda políticas conjuntas (según dice en sus propias notas de prensa) con sindicatos y grupos de presión españoles, cuando no es el propio ministro principal Fabian Picardo quien hace llamamientos a la colaboración a empresarios, profesionales y trabajadores españoles.