Viernes, 21 de Septiembre de 2018

Formulario de búsqueda

    La llegada de migrantes irregulares crece un 82 por ciento en seis meses

  • En Defensa,
    Reunión del Consejo de Seguridad Nacional del pasado día 16 de julio. Foto: Pool Moncloa/Fernando Calvo
    Luis Romero Bartumeus

    El pasado lunes, día 16, tuvo lugar en el Palacio de la Zarzuela la primera reunión del Consejo de Seguridad Nacional (CSN) desde que Pedro Sánchez asumiera la presidencia del Gobierno y desde que en diciembre se aprobara la nueva Estrategia de Seguridad Nacional 2017.

    El CSN actúa como Comisión Delegada del Gobierno para la Seguridad Nacional y es el órgano al que corresponde asistir al presidente del Gobierno en la dirección de la política de Seguridad Nacional y del Sistema de Seguridad Nacional.

    Entre los asuntos tratados en la reunión del lunes, presidida por el Rey Felipe VI, se encuentran la gestión de flujos migratorios, la amenaza del terrorismo yihadista o las operaciones y las misiones de las Fuerzas Armadas en el exterior.

    En el presente año, según los datos que maneja el Gobierno, se mantiene la tendencia creciente ya iniciada el año pasado en lo que se refiere a la llegada a España de migrantes de forma irregular. El total de llegadas hasta el día 1 de julio es de 17.320, un 82 por ciento más que en el mismo periodo de 2017.

    Respecto a la gestión de los flujos migratorios, este asunto se mantiene como uno de los asuntos de mayor relieve en su dimensión europea y nacional, según la información difundida por el Departamento de Seguridad Nacional, adscrito a la Presidencia del Gobierno. La respuesta ante los flujos migratorios irregulares, la lucha contra el tráfico de personas y la dispensa de una adecuada protección a los migrantes que precisan de protección internacional, requieren de un esfuerzo de todas las administraciones implicadas y de la sociedad civil, de ahí su inclusión entre los temas que se coordinan desde el CSN.

    El incremento de la presión migratoria sobre España, como consecuencia del desvío de algunas rutas desde el Mediterráneo central al occidental, ya fue advertida por la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (FRONTEX) a principio del año pasado.