Lunes, 18 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    May se prepara para “cualquier eventualidad”

    Londres agota su quinta ronda negociadora con la UE, a la espera del fracaso del Brexit

  • Theresa May, primera ministro británica
    Noticias Gibraltar

    Después de esta quinta ronda negociadora del Brexit, que dio comienzo en Bruselas ayer lunes, prácticamente nadie espera ya que pueda avanzarse hacia la segunda fase, la que establecería los acuerdos comerciales tras la salida británica, y el propio gobierno británico se prepara para un fracaso anunciado que dejaría todo en la indefinición, el peor de los escenarios para la economía.

     

    La semana próxima, en la cumbre convocada para los días 19 y 20, los países miembros de la Unión Europea deben decidir si se han hecho los suficientes progresos en las negociaciones como para iniciar la segunda fase, la que de verdad le interesa al Reino Unido. El problema es que, al menos en este momento, la impresión desde Europa es muy pesimista por lo que parece bastante improbable que los socios europeos admitan, al final, el inicio de las conversaciones para el escenario post-Brexit.

     

    De hecho, la propia intervención de la primera ministro Theresa May, ayer en el Parlamento británico, se interpreta como un intento vano de presionar a Bruselas, de exculpación propia y de ir preparando a los parlamentarios ante el fracaso de los objetivos en la negociación, máxime cuando en su propio partido aumentan las críticas y el laborismo presiona con un Corbyn en ascenso que denuncia la “confusión” del gobierno británico.

     

    May reconoció que su gobierno se está preparando para la posibilidad de que las negociaciones con la UE fracasen y, textualmente, admitió que es su responsabilidad “prepararse para cualquier eventualidad”, aunque expresó su deseo de alcanzar un acuerdo transitorio que aplace las grandes decisiones. No obstante, tampoco el gobierno británico parece confiar demasiado en este “acuerdo transitorio” ya que, según desvelaba el Daily Telegraph ayer mismo, el Reino Unido tiene previsto unirse al Tratado de Libre Comercio de América del Norte si no hay acuerdo.

     

    La Comisión Europea rechazó que, según las palabras de la primera ministro británica, la pelota estuviera en el lado de la UE y destacó que el grupo se atendrá al proceso de las negociaciones que aún no han llegado a ningún acuerdo.

     

    Mientras todos dan por fracasada esta primera fase negociadora, Londres insiste en acordar una especie de “unión aduanera temporal”, que le permita ganar tiempo para establecer acuerdos comerciales con terceros países y Bruselas, por su parte, le advierte que no habrá acceso al mercado europeo sólo para mercancías si no abre también sus fronteras a los servicios, el capital y, sobre todo y lo más delicado, las personas.

     

    En esta indefinición y mientras el tiempo pasa sin avances significativos, la economía se prepara para un Brexit sin acuerdo que el 27 de marzo de 2019 deje en el aire la mayoría de las cosas importantes.