Miércoles, 15 de Agosto de 2018

Formulario de búsqueda

    Londres confirma la vigencia del contencioso de Gibraltar al no hacer públicos los documentos históricos

  • La bandera británica, símbolo de soberanía en Gibraltar
    Noticias Gibraltar

    El gobierno británico no hará público nuevos documentos históricos sobre Gibraltar que, por el tiempo transcurrido, deberían haber sido desclasificados en circunstancias normales. De esta forma, Londres confirma la vigencia del contencioso sobre Gibraltar ya que se reserva estos archivos junto con otros referidos a Hong Kong e Irlanda del Norte.

     

    Según la información que publica hoy Gibraltar Chronicle, firmada por Tommy Norton, serán más de 500 los archivos históricos que se harán público, la mayoría de los primeros años de gobierno de John Major. No obstante, aproximadamente un centenar de archivos permanecerán clasificados, entre ellos el documento “Política hacia Gibraltar” correspondiente a los años 1992-1993.

     

    Esta no es la primera vez que el Gobierno británico retiene documentos históricos referidos a Gibraltar. Ya en 2015 lo hizo con documentos referidos a los acuerdos de Lisboa y Bruselas, en los que España y Reino Unido acordaron el inicio de negociaciones para terminar con el contencioso. También en diciembre del año pasado, otro archivo referido a Gibraltar, esta vez durante el período de 1986 a 1992, fue retenido por el Gobierno.

     

    El propio periódico gibraltareño reconoce que sus intentos para acceder a estos archivos, en base a la libertad de información, han sido infructuosos hasta el momento y que la decisión de no desclasificar este tercer documento “impulsará inevitablemente especulaciones sobre lo que podría revelar acerca de un período lleno de acontecimientos en la historia de Gibraltar, incluyendo el controvertido acuerdo de 1984 Bruselas, el acuerdo de aeropuerto 1987 y las victorias electorales GSLP de 1988 y 1992”.

     

    En cualquier caso, la decisión del gobierno británico al no desclasificar tales documentos evidencia que el contencioso de Gibraltar sigue vigente para el Reino Unido y que la documentación que se refiere a las negociaciones, acuerdos y política gibraltareña siguen sometidos al criterio de confidencialidad.