Lunes, 20 de Agosto de 2018

Formulario de búsqueda

    May asume el control de las negociaciones del Brexit

  • La primera ministra británica, Theresa May
    Noticias Gibraltar

    La primera ministra británica, Theresa May, ha anunciado en un breve comunicado que asume total y personalmente las negociaciones del Brexit, dejando de lado al recién nombrado ministro Dominic Raab, sustituto de David Davis, como responsable de la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Esta era una decisión esperada, habida cuenta de la inestabilidad de su Gobierno.

    Hay que recordar que estas negociaciones se encuentran ya en su recta final, y Gibraltar debe estar incorporado mediante un acuerdo previo entre España y Reino Unido, como condición establecida por la UE desde el principio. Así, el negociador de la UE, Michel Barnier, reconocía recientemente que "debemos encontrar un acuerdo sobre todos los temas que todavía están abiertos en el Tratado de Retirada. Eso incluye la cuestión de Irlanda y de Irlanda del Norte, que es la más grave. Pero también la cuestión de las bases militares británicas en Chipre y evidentemente Gibraltar. Cada uno de estos puntos es importante y debemos lograr un acuerdo sobre todos ellos. Este acuerdo es necesario como condición previa para cerrar el Tratado de Retirada".

    Es decir, que todavía, cuando apenas queda tiempo porque se quería tener cerrado el asunto de Gibraltar en junio y, con prórroga, en octubre, no hay un acuerdo real sobre el asunto del Peñón entre Reino Unido y España de forma que, como siempre ha mantenido Bruselas, se solvente una “condición previa” necesaria para el Brexit.

    La decisión de May de hacerse cargo personalmente de las negociaciones deja de lado al departamento de su Gobierno encargado del Brexit, plagado de euroscépticos hasta la marcha de Davis y su número dos. El departamento que toma ahora importancia es el de la Unidad Europea de la Oficina del Gabinete, liderado por Olly Robins.

    Dominic Raab reconoció ayer abiertamente que en el pasado, con Davis al frente, había habido «tensiones» entre ambos departamentos y que estos cambios lo que harán es garantizar y reafirmar que haya «una cadena de mando que haga obtener el mejor trato posible».

    En cualquier caso, Raab no se reunirá a partir de ahora con Michel Barnier, como dejaba claro en una conferencia ante el Parlamento, donde ratificaba que «ella está al mando, yo soy su adjunto».

    May ha anunciado también que las leyes de la UE permanecerán en vigor en suelo británico hasta diciembre de 2020, cuando acaba el periodo de transición que ambos han ratificado. Por tanto, la fecha de salida de Reino Unido del club comunitario, 29 de marzo de 2019, queda meramente como un hecho simbólico que no tendrá efecto en ninguno de los acuerdos a los que se llegue con Bruselas en estos meses.

    La premier justifica este movimiento como «necesario», explicando en el comunicado que «es esencial que el Gobierno se organice de la manera más eficaz para permitir al Reino Unido salir de la Unión Europea».

    May mete así marcha directa para agilizar unas negociaciones que deben estar concluidas para el mes de octubre dando así tiempo a todos los Parlamentos de los países europeos, incluido el británico, a aprobar el acuerdo. Una fecha que el propio Raab no se atrevía a confirmar en su comparecencia ante los Comunes. «Lucharemos durante todo el período hasta octubre para asegurarnos de que esté todo listo, pero no puedo dar un momento preciso en el que quede claro si finalmente habrá o no acuerdo», manifestó el ministro.