Domingo, 17 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    El narcotráfico y el contrabando ponen en peligro el efecto "we accept pounds", según los comerciantes

  • La Calle Real de La Línea
    Noticias Gibraltar

    Los responsables de Apymell, la asociación que aglutina en La Línea a la mediana y pequeña empresa, se las prometían muy felices cuando a finales del pasado año presumían ante toda España de instaurar la libra como forma de pago en el comercio tradicional de la ciudad. Apenas dos meses después, los incidentes derivados del narcotráfico y la sensación de inseguridad que parece haberse instalado en La Línea han tirado por la borda las expectativas, hasta el punto de que los propios impulsores de la iniciativa reconocen que el efecto puede diluirse por culpa de esa lacra.

    La cuenta de resultados del primer trimestre preocupa en el seno de APYMELL. El balance llegará a finales de marzo, pero las ventas han descendido por culpa de los últimos acontecimientos que han golpeado con fuerza a la imagen de la localidad. Por ese motivo, los gibraltareños están decidiendo solo pisar La Línea de paso y realizar las compras, que han venido haciendo en el centro de su municipio vecino o en el mercado de abastos, en otros cercanos de la Costa del Sol. Así lo entienden los propios responsables del comercio linense quienes, aunque reconocen que las ventas aumentaron en un 6% durante el primer mes y pico que comenzaron a aceptar las libras de los llanitos en sus establecimientos, ahora no ocultan su preocupación.

    Lorenzo Pérez Periañez, presidente de APYMELL e impulsor de la iniciativa, es el más negativo. Incluso en sus redes sociales ha denunciado en las últimas horas que existe una campaña nacional para “acabar” con La Línea. “Sin duda el efecto de todo lo que ha venido pasando va a ser negativo, porque la imagen no está siendo buena y los gibraltareños son muy dados a no querer mezclarse con conflictos como éstos”, señala. “Es una pena, porque en La Línea no hay delincuencia y lo que pasa está vinculado al narcotráfico y al contrabando. A nosotros nos perjudica mucho, pero seguiremos trabajando”, avisa Pérez Periañez, quien en cualquier caso lanza un mensaje de tranquilidad a los gibraltareños: “Nuestros comercios son los mejores de la zona, ellos siempre son recibidos, pueden pagar con libras y solo van a encontrar cariño y un buen género en todo lo que compren. Les invitamos a que no nos den la espalda y sigan cruzando la Verja para comprar aquí”, espeta el empresario.

    Antonio Pérez, vocal de comercio de APYMELL, es también el propietario de ‘Zapatería Central’, un comercio con mucho tirón en pleno pulmón de La Línea. “Nosotros ya, casi desde que abrimos hace nueve años, veníamos aceptando libras porque tenemos un inmenso volumen de clientes gibraltareños. Es un factor añadido para nosotros, como lo es en la hostelería. Es un vínculo de toda la vida y es una pena que con todo lo que está sucediendo todo esto tenga un impacto negativo, que es lo que parece que puede pasar”, lamenta. “Creemos que va a afectar seguro la mala imagen que estamos exportando, porque hemos notado un descenso de gibraltareños”, manifiesta Pérez.

    La directiva de APYMELL, ante este temor, ya se ha puesto en contacto con la asociación de comerciantes de Gibraltar, a la que ha pedido que traslade a sus socios y agentes un mensaje de calma con respecto a la ciudad de La Línea. De hecho, le ha comunicado que se han incorporado a la iniciativa del ‘we accept pounds” nuevos establecimientos. El último, la Clínica Universal, uno de los centros médicos privados de más prestigio del Campo de Gibraltar.