Sábado, 16 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    Rosindell rechaza la visita de Felipe VI

    Nuevas maniobras peligrosas de la Royal Navy contra un barco español

  • Una patrullera de la Royal Navy similar a la del último incidente
    Noticias Gibraltar

    En un nuevo intento de marcar una soberanía no reconocida en aguas de la Bahía, una patrullera de la Royal Navy acosó al barco español Centinela, llevando a cabo maniobras peligrosas y tratando de empujarlo a babor, sin conseguirlo.

     

    Este nuevo incidente ha servido de excusa al parlamentario británico Rosindell para reclamar el rechazo a la próxima visita de los Reyes de España. “Rompen las reglas –dice—mientras nosotros damos la bienvenida al Rey y la Reina de España para una visita de Estado, ¿qué tipo de mensaje es para el pueblo de Gibraltar?”.

     

    Andrew Rosindell, miembro del Parlamento británico por el Partido Conservador y vicepresidente del grupo de amigos de Gibraltar, es ya muy conocido por sus incendiarias afirmaciones contra España y por los distintos escándalos en los que se ha visto envuelto, como cobrar dietas inadecuadas del Parlamento (The Daily Telegraph) o aceptar viajes subvencionados a Gibraltar sin dar cuenta al Registro de Intereses de los Miembros del Parlamento británico (BBC).

     

    Ahora Rosindell asegura que “el pueblo de Gibraltar está nervioso, está muy enervado y con razón, el gobierno británico debe ser mucho más firme”.

     

    También el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, aprovechó el incidente para calificar el paso del barco español por aguas de la Bahía de Algeciras como “maniobras tontas pero peligrosas de un supuesto aliado de la OTAN”.

     

    En efecto, las maniobras que acostumbran a realizar las patrulleras de la Royal Navy son tan peligrosas como “tontas” (aunque obviamente Picardo se refiere al paso de los buques españoles) porque lo único que consiguen las lanchas con base en Gibraltar es poner en riesgo la navegación, sus barcos y sus tripulaciones.

     

    Para Picardo, el paso de los buques de guerra españoles por la Bahía de Algeciras es “operacionalmente irresponsable, legalmente irrelevante y políticamente inoportuna”.