Viernes, 21 de Septiembre de 2018

Formulario de búsqueda

    Once narices electrónicas miden los olores alrededor de la terminal de Vopak

  • Las narices electrónicas instaladas en el Puerto de Algeciras son idénticas a la de esta imagen. Foto Puerto de Rotterdam
    Noticias Gibraltar

    Un total de once narices electrónicas monitorizan durante las 24 horas del día las posibles emisiones que provoquen malos olores alrededor de la terminal de Algeciras de la compañía holandesa de almacenamiento de combustible Vopak. Los datos de la composición del aire son transmitidos en tiempo real a la central de la multinacional y son accesibles mediante web por los operadores locales. Siete de estos dispositivos se encuentran distribuidos en distintos lugares de la terminal terrestre y otros cuatro en la terminal marítima.

    Esta red de dispositivos, pionera en España, comenzó a funcionar a finales de 2017 a imagen y semejanza de las que ya funcionaban en las instalaciones de otras terminales de la compañía, entre ellas su central en Rotterdam.

    A raíz de los sucesos del verano pasado, cuando resultaron evidentes los malos olores captados en zonas de la ciudad de Algeciras cercanas al puerto, y que llevaron a las autoridades medioambientales de la Junta de Andalucía a abrir una investigación, Vopak decidió asumir la instalación de dicha red de narices electrónicas y, además, implantó por primera vez en España una unidad de tratamiento de gases durante las operaciones de recepción de combustible en sus tanques.

    Juan Jesús Reyes, responsable de Seguridad y Medio Ambiente de la terminal algecireña, cifra la eficiencia de sus sistemas de eliminación de olores en un 95 por ciento. Mientras que para el director de la terminal, Peter van der Brug, con las narices electrónicas “se conoce y detectan en tiempo real los olores que pudieran producirse en las operaciones”.

    Vopak, según explicó su director ayer a un grupo de periodistas que visitaron la terminal de la mano de la Asociación de la Prensa del Campo de Gibraltar, se encuentra inmersa en dos procesos de transición: el digital y el energético. Debido a la transición energética que afecta directamente a los combustibles de los buques y a la situación del mercado, el proyecto de ampliación de esta terminal está siendo revisado. “Estamos en contacto con nuestros clientes y con la Autoridad Portuaria (APBA) para concretar por donde va a ir la demanda en el futuro y adecuar a ello nuestro proyecto inicial de ampliación”, señaló el máximo responsable de Vopak Algeciras.

    El  Gas Natural Licuado (GNL) es el combustible que se prevé cuenta con más futuro para la nueva generación de buques mercantes y en esa línea se encuentran trabajando los planificadores. De hecho, Vopak ya cuenta con terminales de GNL para buques en sus terminales de Rotterdam y Méjico. Según Juan Jesús Reyes, “Algeciras es un punto estratégico para Vopak y la tendencia de la compañía es invertir en las zonas estratégicas”.