Sábado, 18 de Agosto de 2018

Formulario de búsqueda

    Para el profesor Martín Ortega, la cosoberanía es beneficiosa para todos

  • Campaña en Gibraltar a favor de la permanencia en la Unión Europea
    Noticias Gibraltar

    El profesor de Derecho Internacional Martín Ortega Carcelén considera que la propuesta de cosoberanía para Gibraltar es beneficiosa para todos porque, entre otras razones, tiene en cuenta la voluntad de los gibraltareños y porque permite la integración definitiva del Peñón en la Unión Europea, de forma que salvaría las excepciones que hasta ahora han limitado su desarrollo.

     

    Así lo plantea en su artículo "La propuesta de cosoberanía para Gibraltar: beneficios para todos", publicado en la sección de Estudios Internacionales y Estratégicos del Instituto Elcano.

     

    “El resultado del referéndum sobre el Brexit muestra una tensión entre los intereses británicos y los gibraltareños –explica el profesor--. La salida del Reino Unido de la UE significará muy probablemente una pérdida del acceso a las libertades comunitarias por parte de Gibraltar. Al convertirse en territorio extracomunitario, los controles fronterizos deberán ser más exigentes, y la situación previa a la Declaración de Bruselas de 1984 puede restablecerse. Ante esta coyuntura, los ciudadanos de Gibraltar tendrán dos opciones: o bien deciden abandonar la Unión, como el Reino Unido, o bien apuestan por la permanencia a través de un acuerdo con España que respete su personalidad, su autonomía y tradiciones”.

     

    El profesor de Derecho Internacional de la Universidad Complutense de Madrid considera que el pronunciamiento de los gibraltareños en el referéndum del año pasado, “aunque sin valor jurídico, fue tan contundente que se convierte en una declaración de identidad política, y supone un cambio en la historia reciente de Gibraltar”.

     

    El resultado del referéndum, a su criterio, “demostró algo esencial para los gibraltareños: su identidad política es claramente distinta a la de los británicos” y evidenció una “brecha muy acusada entre la colonia y la metrópoli”.

     

    De ahí que, según el profesor Martín Ortega, “la permanencia de Gibraltar en la UE respetaría los deseos democráticamente expresados de los gibraltareños”, pero esta permanencia es incompatible con la salida del Reino Unido situación que, finalmente, se impondría en contra de “la promesa del gobierno británico de tener en cuenta sus deseos para alterar el estatus internacional”. De hecho, el estatus internacional de Gibraltar se ve alterado con el brexit y precisamente en contra de su deseo, claramente expresado en votación.

     

    También la integración definitiva en la Unión Europea, en este caso a través de España, la única vía posible de futuro, permitiría que sus prácticas jurídicas y económicas estuvieran dentro de la legalidad europea aunque “con un régimen especial”, lo que podría representar para el Peñón “convertirse en un centro financiero y de servicios de primer orden en el contexto de su región”.

     

    Recuerda el autor que la propuesta negociadora de España enfatiza que Gibraltar seguiría “beneficiándose de la libre circulación de trabajadores y capitales y de la libre prestación de servicios... además, España velará para que Gibraltar se beneficie de las políticas de la Unión Europea y propondrá a ésta que se establezcan las excepciones necesarias para tener en cuenta las especificidades de Gibraltar, siempre compatibles con el Derecho de la UE”.

     

    Martín Ortega también analiza otras importantes ventajas como el potencial económico positivo que resultaría para los habitantes de Gibraltar y el Campo de Gibraltar; que se pondría fin a una controversia ya histórica entre aliados y amigos; y que, de no optarse por la fórmula de negociación con España, el escenario de aislamiento sería muy gravoso para el Peñón.