Miércoles, 15 de Agosto de 2018

Formulario de búsqueda

    Critica la “aristocracia de los abogados”

    La parlamentaria independiente Hassan Nahon también cuestiona la relación de Picardo con el caso Gertler

  • Marlene Hassan Nahon
    Noticias Gibraltar

    La parlamentaria independiente Hassan Nahon ha emitido un comunicado, a través de su cuenta de Twitter, en el que cuestiona la relación de Picardo con el caso Gertler que cree que perjudica a Gibraltar, recuerda la venta del edificio Europort, avisa al GSD que no pretenda ser “más santo que nadie” y critica la “aristocracia de los abogados”, que no es buena para los intereses públicos.

     

    Dice que a Gibraltar no le interesa verse relacionado con el millonario sancionado Dan Gertler

     

    Hassan Nahon, que ha recordado la venta del edificio Europort en nombre de Rifaat al Assad, tío del presidente sirio, ha criticado estas relaciones de miembros del GSLP, que “podrán ser legalmente compatibles... pero que pueden describirse como moralmente cuestionables”, porque ninguna de estas asociaciones es buena para Gibraltar.

     

    Sobre las acusaciones de Picardo al GSD, acerca de que le hace el juego al enemigo, dice que “no es de interés para la comunidad” y que las únicas personas que le siguen el juego al enemigo son las que generan “un enfoque equivocado en nuestra jurisdicción”.

     

    También advierte al GSD que no pretenda ser “más santo que nadie” si se asocia de una forma similar, directa o indirectamente, con los mismos individuos.

     

    Afirma que abogados y contables deben tener más cuidado con quienes toman por clientes y que los profesionales pueden haber actuado legalmente en su momento, pero fallaron a la hora de proteger la reputación de Gibraltar como deberían haber hecho.

     

    Gibraltar –dice la parlamentaria-- está empezando a cansarse de estos abogados de élite en los dos lados de la cámara que se enzarzan en una pelea de gallos estéril solo para encontrarse juntos engrosando la lista de directores de compañías y tratando con individuos que están bajo el punto de mira internacional. Los intereses de esta “aristocracia de abogados” (barristocracy) están claramente sobrerrepresentados, lo que no es bueno para los intereses del público en general”.