Viernes, 21 de Septiembre de 2018

Formulario de búsqueda

    Picardo agradece los nuevos apoyos a Gibraltar pero sigue sin plantear alternativas

  • Jeremy Corbyn, líder del partido de la oposición en el Reino Unido que ha expresado su apoyo a Gibraltar
    Noticias Gibraltar

    Jeremy Corbyn, el líder de la oposición británica en los Comunes, se ha unido a la lista de políticos que han expresado su apoyo a Gibraltar en los últimos días, igual que hiciera Theresa May, la primera ministro británica, en su conversación con Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo.

     

    También hay voces disonantes, como la del exministro Peter Hain, quien considera que la cosoberanía daría “más libertad y seguridad” a Gibraltar o la de Nick Clegg quien considera “inevitable” abrir un debate sobre el estatuto futuro del Peñón.

     

    Mientras se suceden las opiniones políticas y la prensa sensacionalista británica adereza la campaña con llamativos titulares y fotografías, no siempre confirmados, desde el gobierno de Picardo no se plantean alternativas de solución para una crisis que irá a más, en la medida que el proceso avance.

     

    El mensaje oficial dice “fue un placer hablar con Corbyn sobre los problemas a los que se enfrenta Gibraltar como resultado del Brexit”, pero no dice si hubo algún acuerdo o compromiso más allá de la reiterada declaración de soberanía británica, al igual que ya hiciera la primera ministro en sus conversaciones y también en el encuentro con el presidente europeo Donald Tusk.

     

    La cuestión de la soberanía, que en realidad representa un retroceso sobre la tesis de Picardo hasta hace un año, quien defendía entonces el proceso independentista de Gibraltar, no aporta ninguna solución ni alternativa de solución de cara a la crisis del Brexit porque la única negociación que hay en la agenda es la de la salida británica de Europa.

     

    May dice lo que siempre dice, que no habrá negociación sobre la soberanía del territorio “sin el consentimiento de los ciudadanos”, algo sabido y repetido que no aporta alternativas al problema, como tampoco las quejas y declaraciones del ministro principal de Gibraltar aportan nada práctico, al menos que se sepa.

     

    Sí parece generalizarse una rebaja de la tensión pública y política que había caracterizado los primeros días del anuncio de las directrices de la Unión Europea, con exagerados llamamientos a la guerra y acusaciones de acoso y matonismo contra España.

     

    De hecho, ahora parece haber tiempo incluso para la reflexión del pasado, toda vez que el propio Picardo considera importante resaltar que “Corbyn y su gabinete en la sombra no comparten ninguna de las opiniones de aquellos que estaban en el Partido Laborista en 2002, que intentaron forzar a Gibraltar a compartir su soberanía con España”.

     

     

    Y en esa revisión, la voz más clara ha sido la del exministro Peter Hain quien, en un artículo en The Guardian, pide a la primera ministro que considere “resucitar” el proyecto de soberanía compartida porque, dice, es para que “ganen todas las partes”. Cuestión que May ya ha dejado claro que deberá ser con el consentimiento de los gibraltareños y que Picardo niega una y otra vez, al menos por ahora.