Sábado, 16 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    Modera su discurso

    Picardo quiere un acuerdo especial de relación estable con España y la UE

  • Fabian Picardo, ante un retrato de la reina británica
    Noticias Gibraltar

    El ministro principal quiere que Gibraltar alcance un acuerdo especial que suponga una relación estable “metodizada y duradera” con la Unión Europea y con España, que funcione “durante varias generaciones” y, con ese objetivo, Fabian Picardo ha moderado su discurso respecto al Gobierno de Madrid en sus últimas comparecencias públicas y mantiene reuniones con altos funcionarios en Londres.

     

    “Creemos –dice Picardo en su última entrevista en Sky News-- que es nuestra responsabilidad garantizar que, en el futuro, contemos con una relación metodizada y duradera con la Unión Europea y, concretamente, con España —porque es país vecino y nosotros conectamos con el resto de la Unión Europea a través de España—, de un modo que funcione durante varias generaciones, y seguimos abiertos a ello. Hemos trabajado con compañeros de la Foreign and Commonwealth Office y del Departamento para la Salida de la Unión Europea sobre cómo podemos asegurar que estos mecanismos formen parte de los nuevos acuerdos multilaterales que la Unión Europea formalice con el Reino Unido”.

     

    Así lo desvela, con toda claridad, el ministro principal en la entrevista del domingo pasado en Sky News y que la oficina de prensa del Peñón ha estado muy interesada en difundir. En esa entrevista se confirma el cambio de tono en el discurso de Picardo hacia España y hacia la Unión Europea y sus propias respuestas moderan, incluso, las preguntas del entrevistador.

     

    Además de los elogios hacia el ministro español Dastis, que empiezan a ser habituales, ya no hace diferencias entre partidos políticos españoles, contesta que “Franco murió hace mucho tiempo” y es ya él mismo quien asegura que España no va a cerrar la verja: “Creo que podemos confinar el cierre de la frontera entre Gibraltar y España a los libros de historia, donde merece estar”.

     

    Ya no parece oponerse a las reuniones bilaterales entre España y Reino Unido ni invoca el Foro Tripartito, emblema que últimamente repetía con insistencia. De hecho se manifiesta en contra de la Cláusula 24, la directriz que exige el acuerdo bilateral previo para cualquier acuerdo del período transitorio y futuro con Bruselas, pero ya no amenaza con toda clase de actuaciones como hace una semana publicó Noticias Gibraltar, sino que ahora admite que “podemos pasarnos la vida discutiendo y sin que ninguna parte se rinda, pero no creo que eso vaya a solucionar nada”.

     

    De ahí que pretenda un acuerdo estable con España y Bruselas que le garantice el paso fluido por la verja, el objetivo más persistente en todos sus argumentos de ahora y de antes, además de otras líneas de cooperación que califica de “técnicas”.

     

    Pone como ejemplo el caso de los microestados europeos, que hacen frontera con el espacio Schengen, pero obvia que las circunstancias de Gibraltar son distintas por tratarse de una colonia británica y no de un microestado. De hecho, la diferencia es tan sustancial que los microestados negocian directamente y, en el caso de Gibraltar, no puede hacerlo ya que su representación ante la Unión Europea la ostenta el Reino Unido y el resultado final de las negociaciones será el que pacte Londres con España y con Bruselas.

     

    En cualquier caso, con este cambio de discurso hacia la moderación y el acuerdo, sea alcanzable o no, cambia su estrategia y dirige también un mensaje para el consumo interno gibraltareño en vísperas de elecciones locales que, además, podrían adelantarse a finales de este mismo año.