Miércoles, 15 de Agosto de 2018

Formulario de búsqueda

    Polémica entre el sindicato Unite y Hassan Nahon a cuenta de la crisis de la Sanidad

  • Unidad de Cuidados Intensivos en el Hospital St. Bernard de Gibraltar
    Noticias Gibraltar

    La crisis de la sanidad pública en Gibraltar sigue generando controversia aún a la espera de las reuniones que el encargado del gobierno local, Neil Costa, mantendrá el próximo día 8 con los departamentos afectados. Ahora es el sindicato Unite quien acusa a la diputada Hassan Nahon de aprovechar el asunto para “sus propios intereses”. La diputada había dicho, días atrás, que la situación en la sanidad pública estaba a punto de ruptura.

     

    La crisis en el departamento de salud pública de Gibraltar (GHA) que afecta a las contrataciones del personal y a la calidad de los servicios asistenciales, a pesar de la apertura de nuevas instalaciones, ha supuesto una controversia pública y política en el Peñón donde abiertamente se cruzan ya las acusaciones de uno a otro lado.

     

    Este último episodio, del que da cuenta la televisión pública local, la GBC, lo protagoniza el sindicato Unite que rechaza las críticas de la diputada independiente Hassan Nahon, afirma que tanto el propio sindicato como el gobierno están atendiendo las quejas recibidas y acusa a la diputada de “capitalizar el asunto por sus propios intereses”.

     

    La diputada Hassan Nahon había criticado el lunes pasado la actitud del gobierno de Picardo con la crisis del GHA, dijo estar “inundada” con quejas de los trabajadores del departamento que estaban “al borde de la ruptura y sin ver luz al final del túnel”, reclamaba “soluciones sostenibles y viables a largo plazo y no a corto plazo” e instaba al gobierno para que elaborase una encuesta independiente y anónima entre el personal “sin miedo a expresarse”.

     

    La misma diputada había lamentado que en las reuniones del personal con el ministro principal Fabian Picardo, los trabajadores habían sido instados a no hacer preguntas, solo escuchar y no comentar. En aquella reunión, que a la postre permitió que no se produjera la manifestación que los profesionales tenían prevista, el jefe del gobierno aseguró que no tenía conocimiento de sus quejas.