Miércoles, 15 de Agosto de 2018

Formulario de búsqueda

    Un promotor del Brexit pide la residencia permanente en Francia

  • Nigel Lawson
    Noticias Gibraltar

    El exministro de Margaret Thatcher, Nigel Lawson, conocido promotor del Brexit en el Reino Unido, ha solicitado la residencia permanente en Francia, lo que le ha valido las críticas de sus conciudadanos que lo califican de “hipócrita”.

     

    El propio expolítico británico confirmó a la prensa que ha solicitado la “carte de sejour”, credencial de residencia, y que “no está preocupado” por su estatus como británico en Francia.

     

    El grupo proeuropeo “Best for Britain” ha dicho que el ex funcionario “es un hipócrita”, por realizar activismo a favor de la salida británica de la Unión Europea para, después, pedir la residencia en un país comunitario.

     

    Como se conoce, el Brexit acabará con el derecho de los ciudadanos europeos de residir en Gran Bretaña y viceversa. Ambas partes han dicho que quieren que los expatriados mantengan sus actuales derechos, pero quedan dudas sobre el estatus de unos 3 millones de residentes de la UE que viven en el Reino Unido y 1 millón de británicos que residen en la comunidad europea.

     

    Nigel Lawson, Barón Lawson de Blaby, político y periodista, sirvió en el gabinete de Margaret Thatcher, primero, y después pasó a ser secretario financiero del Tesoro, secretario de estado de Energía y ministro de Hacienda.

     

    Lawson se mostró poco optimista respecto a un acuerdo a corto plazo entre Londres y Bruselas: "Creo que lo más probable es que al principio no se llegue a un acuerdo comercial y que, después de que Gran Bretaña esté completamente fuera de la UE y las pasiones se hayan enfriado, se llegue a un acuerdo en una fecha futura”.

     

    También admitió que no es probable que el Reino Unido alcance acuerdos bilaterales con los países comunitarios porque “no creo que la legislación de la UE lo permita” y reconoció que ese es, precisamente, un problema desde el punto de vista británico, porque sería “más fácil negociar con un país que con la UE”.