Sábado, 16 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    Reservados 3.400 millones de euros para los próximos dos años

    Reino Unido admite ya el fracaso de las negociaciones del Brexit en “un momento crítico”

  • El gobierno de Theresa May ya admite las dificultades en las negociaciones del Brexit
    Noticias Gibraltar

    El secretario del Tesoro británico, Philip Hammond, ha anunciado un plan de contingencia del Brexit para los próximos dos años, previendo una falta de acuerdo con Bruselas. Así, ha reconocido tener reservados unos 3.400 millones de euros para los dos próximos años, además de los 700 ya invertidos, recordando que el Reino Unido debe de estar preparado para cualquier resultado en la negociación con la Unión Europea.

    Hammond, defensor del Brexit blando, reconoce el crítico momento en el que se encuentran las negociaciones y en la presentación de los presupuestos de 2018 tuvo que soportar las interrupciones de diputados de su propio partido, más inclinados estos a una salida dura de la UE.

    El secretario del Tesoro habló sobre las virtudes de la economía británica, augurando un futuro lleno de oportunidades que piensa aprovechar. Pero lo cierto es que él mismo anunció que la Oficina del Presupuesto ha rebajado el aumento del PIB del 2% al 1,5% en el 2017 y prevé una nueva caída hasta el 1,3% en el 2020, en medio de la incertidumbre creada por el Brexit.

    Aún así, confía en que las empresas puedan invertir con confianza, ya que sigue con la esperanza de activar un “plan de implementación” en acuerdo con Bruselas que se extienda dos años después del Brexit.

    Hammond, criticado por decir que “no hay parados en el Reino Unido”, sigue prometiendo una ligera mejora en las políticas de austeridad implantadas en 2010, aumentando el presupuesto en el Servicio Nacional de Salud y una inversión de 51.000 millones en vivienda pública.

    Además, anunció una reforma del sistema impositivo tras la salida de la UE, prevista para marzo del 2019, para "afrontar los retos de la economía digital" y pasar factura a las multinacionales que hasta ahora han usado varias estrategias para eludir del impuesto de sociedades.

    El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, atacó directamente al gobierno diciendo que si "la previsión del crecimiento baja, la productividad baja, los salarios siguen bajando ¿Cómo se puede hablar de una economía fuerte a la luz de estos números?".

    Corbyn advirtió que las disputas internas del Gobierno y falta de una estrategia ante el Brexit han añadido un factor de incertidumbre a la economía británica, en el momento en el que afloran los efectos de siete años de austeridad.