Viernes, 21 de Septiembre de 2018

Formulario de búsqueda

    Con el enfado de Picardo

    Reino Unido obliga a Gibraltar a terminar con el secreto de sus empresas antes de que acabe el 2020

  • Andrew Mitchell ha sido uno de los mayores defensores de la enmienda
    Noticias Gibraltar

    El secreto de las empresas de Gibraltar acerca del nombre de sus propietarios deberá concluir antes del 31 de diciembre de 2020. Así lo ha establecido el Gobierno del Reino Unido, quien pide a su colonia que presente un registro público con los nombres de los dueños de las empresas asentadas en su territorio.

    El ministro principal del peñón, Fabián Picardo, afirma que “mi gobierno considera que el uso de órdenes no coercitivas impuestas en el Consejo, sin consentimiento del gobierno del territorio pertinente (o cualquier mecanismo análogo), para legislar directamente sobre un Territorio de Ultramar, equivaldría a un acto inaceptable del colonialismo moderno, que en efecto revertiría en la democracia del territorio relevante”.

    No sin polémica, la Cámara de los Comunes británica ha aprobado una enmienda a la Ley de Sanciones Antiblanqueo de Capitales, con el liderazgo del diputado Andrew Mitchell jugando un papel fundamental para incluir esta medida que afecta a otros trece territorios, además de Gibraltar. En el texto de esta enmienda puede leerse que se lanza "con el propósito de detectar, investigar y prevenir el lavado de dinero".

    El gobierno de Theresa May trató de impedir que la enmienda fructificara, comprometiéndose el ministro de Exteriores, Boris Johnson, a que estos territorios introdujeran registros públicos antes de 2023, algo demasiado laxo para Mitchell y 19 de sus compañeros de partido, que amenazaron con saltarse la disciplina de voto.

    La diputada laborista y defensora de la enmienda Margaret Hodge, explicó que hay “un espectro de actividad que comienza con la evasión de impuestos y luego pasa rápidamente al lavado de dinero y al crimen organizado. Gran Bretaña y sus territorios de ultramar se han convertido en la jurisdicción preferida para el dinero sucio debido al secreto de nuestras leyes de propiedad offshore”.

    Andrew Mitchell consideró que "el argumento de que los registros están disponibles en privado para las autoridades del Reino Unido es insuficiente". Picardo, en una carta dirigida a Mitchell, afirma que Gibraltar ya cuenta con registros que hará públicos, una de las partes relevantes de la enmienda, cuando se acuerde un estándar internacional.

    Organizaciones como Transparencia Internacional han acogido esta medida con satisfacción al considerar que Reino Unido “acaba de hacer más difícil para los corruptos esconder sus riquezas en los territorios de ultramar. Esta es una gran victoria en la lucha contra la corrupción transfronteriza".

    Open Ownership, en declaraciones a The Guardian de su coordinadora de proyectos, Zosia Sztykowski, afirma que “cada jurisdicción que se compromete a publicar abiertamente la información de beneficiarios reales nos acerca a nuestro objetivo de crear un registro verdaderamente global y abierto. Cuantos más datos podamos vincular, menos lugares habrá para que los blanqueadores de dinero se oculten".

    El enfado de Picardo

    Picardo no oculta su enfado en la misiva dirigida a Mitchell, afirmando que "no puedo enfatizar suficientemente lo inaceptable y contrario a la dirección del desarrollo constitucional de Gibraltar que es esta medida. No puede ser más que retrógrada y poner más en duda la naturaleza misma de la relación de consentimiento y respeto mutuo que existe hoy entre Gibraltar y el Reino Unido, con la que estaré comprometido para siempre".

    Por último, Picardo garantiza la transparencia y el intercambio de información en materia fiscal de Gibraltar a través de tres instrumentos legales como son la Directiva 2011/16 / UE del Consejo sobre cooperación administrativa en el campo de los impuestos, la Convención multilateral de la OCDE y el Consejo de Europa sobre Asistencia Administrativa en Asuntos Tributarios y los acuerdos bilaterales de intercambio de información con 108 países.