Sábado, 18 de Agosto de 2018

Formulario de búsqueda

    Trabajadores de la Sanidad en Gibraltar, preocupados por la pérdida de empleo y de calidad en el servicio

  • Ambulancia ante el hospital gibraltareño de St. Bernard
    Noticias Gibraltar

    La situación del Departamento de Salud pública de Gibraltar, el GHA (Gibraltar Health Authority), sigue generando polémica entre los trabajadores sanitarios. Han sido numerosas las quejas, más o menos públicas, que han ido sucediéndose en los últimos tiempos y que también ha saltado a la política durante una polémica en el parlamento local.

     

    Los enfermeros, muchos de ellos españoles, aseguran que están viviendo un escenario de incertidumbre desde la llegada al ministerio de Sanidad de Neil Costa. Fuentes profesionales sanitarias han confirmado a Noticias Gibraltar que la agencia de cuidados privados Meddoc gana cada vez más peso.

     

    En las últimas horas, el ministro principal Fabian Picardo ha alabado, en redes sociales, el trabajo de Costa, pero parece más un apoyo político que una realidad. El propio jefe del gobierno gibraltareño se ha visto obligado a mantener un encuentro con los trabajadores y el próximo ocho de mayo, Costa, tiene previsto mantener una reunión con todas las áreas sanitarias afectadas, una por una.

     

    Los profesionales consultados por este medio denuncian que, con anterioridad, “se contrataban enfermeros para el hospital St. Bernard y a los cuatro años se convertían en personal fijo”. Ahora, no ocurre eso e incluso hay casos en los que se acaba un contrato, se anuncia por parte del gobierno una prórroga de 10 meses, pero no hay compromiso firmado alguno.

     

    El hospital venía sufriendo, según la versión de estos trabajadores, diferentes periodos de crisis tanto por falta de personal como de camas. Es entonces cuando aparece Meddoc en escena. “Esta agencia contrata enfermeros españoles recién titulados”. Es decir, con una falta de experiencia evidente y, añaden, “sin hablar inglés”. Esto se traduce en mano de obra barata y fácil de despedir. “Poco a poco se van viendo en el centro más personal de la agencia y menos del GHA”.

     

    Este proceso de aparente privatización en la contratación sanitaria continua con despidos de personal, mientras el gobierno de Picardo argumenta que se deben dejar puestos vacantes para los profesionales de enfermería que se forman en la escuela gibraltareña. Todo ello cuando, por otra parte, se pone en funcionamiento un centro de día para la demencia y una mini unidad de hospitalización con siete camas, instalaciones que, en realidad, necesitan más personal.

     

    Gibraltar cuenta, en efecto, con su propia Escuela de Enfermería. Un centro que oferta pocas plazas al año y cuyo periodo de formación es de cuatro años, al término del cual se les asigna una vacante en una de las plantas del hospital St. Bernard. Pasado un año de interinidad, se les ofrece un puesto fijo, aunque la mayoría opta por marcharse a Reino Unido para mejorar su formación.

     

    La realidad es que Gibraltar no dispone actualmente de suficiente personal cualificado o con experiencia para poder atender a toda su población, de ahí la recurrente oferta de trabajo para profesionales españoles o de otras nacionalidades, aunque la mayoría sean de la zona más cercana “por conocimiento del personal y del entorno”.

     

    Mientras, según aseguran los profesionales consultados por este medio, la calidad del servicio está bajando e incluso hace unos días llegó a estar prevista una manifestación, que finalmente no se llevó a cabo. El compromiso de Fabian Picardo de reunirse con los trabajadores tuvo mucho que ver y en esa reunión, según las mismas fuentes citadas, el ministro principal les aseguró “no tener conocimiento” de esas quejas.

     

    La situación, de momento, está en compás de espera, mientras se resuelven las reuniones previstas con Neil Costa y pendiente de los compromisos que asuma en la política de contratación del personal sanitario.