Domingo, 17 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    Considera vigente Utrecht, las resoluciones de la ONU y el estatuto colonial del Peñón

    El Tribunal de Justicia de la UE sentencia contra la fiscalidad de las empresas de juego en Gibraltar

  • Tribunal de Justicia de la Unión Europea
    Noticias Gibraltar

    El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha emitido sus conclusiones sobre el recurso que había planteado la asociación de empresas de juego online de Gibraltar (GBGA), con el apoyo público del gobierno de Picardo. La sentencia resuelve en contra de las empresas, que pretendían liberarse del régimen fiscal impuesto por Reino Unido en 2014.

     

    En aquel año, el gobierno británico estableció que las empresas de juego en Gibraltar debían abonar impuestos no sólo en donde estaban ubicadas, en este caso el Peñón y por un tipo mínimo, sino también en el territorio británico donde se encontraban los consumidores. Esta regulación fiscal tendía a igualar el total de los impuestos pagados y eliminaba, al menos parcialmente, las ventajas de establecerse en Gibraltar para vender en Reino Unido.

     

    Después de numerosas protestas y reclamaciones en las que participaron con declaraciones públicas miembros del actual gobierno gibraltareño, la asociación del juego recurrió al Tribunal Supremo de Reino Unido con el argumento de que Gibraltar era un territorio comunitario diferenciado por el estatuto específico que la Unión Europea aplica en su caso (un argumento similar al que el gobierno de Picardo contempló para intentar autoexcluir al Peñón de la decisión del brexit) y que, por tanto, estaría en contradicción con el principio de libre circulación de servicios en la UE.

     

    El Tribunal Supremo británico preguntó al Tribunal de Justicia de la UE y, ahora, éste sentencia contra los intereses de la asociación del juego al confirmar que “las disposiciones del Tratado de la UE en materia de libre prestación de servicios no son aplicables a una situación en la que todos los elementos se circunscriben al interior de un único Estado miembro”.

     

    Es decir, que de nuevo un organismo europeo, en este caso el Tribunal de Justicia, confirma el principio de que Gibraltar está representado ante la UE por Reino Unido: “No existen otros elementos que permitan considerar que las relaciones entre Gibraltar y Reino Unido son similares a las que existen entre dos Estados miembros”.

     

    Pero a la vez también confirma que Gibraltar no forma parte del Reino Unido y, de ahí, su estatuto especial que la propia sentencia del tribunal europeo salvaguarda, al referir que estas conclusiones “no deben entenderse en el sentido de que vulnera el estatuto distinto y separado de Gibraltar”.

     

    El Tribunal evita pronunciarse en materia tributaria entre la metrópoli y su colonia, tal y como buscaba la parte demandante. Sin embargo, comienza la sentencia y basa su argumentación en el estatuto colonial de Gibraltar, a la luz de la Carta de Naciones Unidas y del Tratado de Utrecht.

     

    Podría interpretarse que los órganos de la UE, en este caso el Tribunal de Justicia, empiezan a desmarcase de los asuntos internos de Reino Unido ante el brexit y que, en lo tocante a Gibraltar, defienden el cumplimiento de la doctrina de Naciones Unidas, que da la razón a la demanda de los sucesivos gobiernos españoles. Ello constituye una muestra de lo que puede pasar a partir de 2019, cuando Reino Unido salga de la UE y España siga siendo miembro de la organización europea.