Jueves, 21 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    La UE irrita a Gibraltar con el primer borrador del Brexit, que confirma su exclusión, anunciada hace un año

  • Michel Barnier, negociador jefe de la UE
    Noticias Gibraltar

    El gobierno de Gibraltar ha emitido un comunicado en el que advierte que “utilizará todas las opciones para contrarrestar cualquier tipo de exclusión por parte de la UE”, al confirmarse por Bruselas que el Peñón no puede integrarse en el período de transición ni en ningún acuerdo futuro si no media un acuerdo entre España y Reino Unido.

     

    Este principio ya era conocido y procede de las primeras directrices de negociación aprobadas en abril de 2017 y Noticias Gibraltar ya había adelantado su confirmación el 27 y 30 de enero del presente año, cuando el Consejo Europeo aprobó las nuevas directrices para el período de transición y acuerdos futuros, tras la salida del Reino Unido de Europa.

     

    A lo largo de todo este tiempo no ha habido ninguna reacción por parte del gobierno de Gibraltar, más allá de los habituales viajes a Londres de sus principales mandatarios, Fabian Picardo y Joseph García, que han asegurado una y otra vez que contaban con el compromiso de Londres de que el Peñón no quedaría excluido del período de transición después del Brexit. No obstante, funcionarios de alto nivel del gobierno de Londres mantuvieron también reuniones bilaterales con españoles en Madrid, de acuerdo a la directriz marcada por Bruselas.

     

    Ahora, el Colegio de Comisarios de la UE ha aprobado el primer borrador legal del acuerdo de salida de Reino Unido, una propuesta de 119 páginas, 169 artículos y varios anexos y protocolos que el equipo de Michel Barnier, el negociador jefe comunitario, ha cerrado tras dos meses de intenso trabajo. En este borrador, que no ha gustado a la parte británica y la propia Theresa May lo ha rechazado, se contempla en una nota a pie de página lo que ya se sabía que también para el período de transición del Brexit deben respetarse las directrices 4 y 24, “en particular en lo referido a Gibraltar”. Es decir, o acuerdo previo o exclusión.

     

    No obstante, las razones por las que el borrador del Brexit ha sido rechazado por el gobierno de May y por las que ha irritado a los conservadores británicos no es por la referencia a Gibraltar, que ya era conocida, sino por una novedosa propuesta para el caso de las dos Irlandas, que Europa no relaciona con el caso gibraltareño. Bruselas propone el establecimiento de un área común entre ambas Irlandas que se constituiría como “un área sin fronteras internas en la que se garantiza la libre circulación de mercancías y se protege la cooperación Norte-Sur”.

     

    El gobierno de Gibraltar ha reaccionado en lo que le concierne, su exclusión si no hay acuerdo previo, y ha emitido un largo comunicado que amenaza con “utilizar todas las opciones para contrarrestar cualquier tipo de exclusión”, entre las que plantea instar a “todos nuestros aliados en el Parlamento británico”, señala que ya “ha recibido asesoramiento legal específico por parte de destacados abogados británicos”, invoca la existencia de 13.000 trabajadores comunitarios, 8.000 de ellos españoles, y advierte que “no tiene ningún sentido que España pretenda arrebatarles los derechos adquiridos de los que de cualquier otro modo disfrutarían durante el periodo de transición”.