Sábado, 18 de Agosto de 2018

Formulario de búsqueda

    Verdemar advierte que los medidores de calidad ambiental en la comarca funcionan mal

  • Los ecologistas anuncian que podrían convocar movilizaciones en la comarca
    Noticias Gibraltar

    Verdemar Ecologistas en Acción viene denunciando desde hace años que “las estaciones para medir las inmisiones contaminantes procedentes del polígono industrial pesado no funcionan correctamente o están mal ubicadas. Hay cabinas y paneles que no miden los parámetros exigidos por las normativas europeas y estas son  bastantes explícitas en estos casos”, indican en un comunicado.

    Los ecologistas, continúan en su nota, dudan de la “eficacia de las mediciones en cabinas controladas por las industrias contaminantes del arco de la Bahía de Algeciras. A modo de ejemplo, es increíble que en la zona portuaria de Algeciras no exista ningún tipo de medición con los problemas de olores a compuestos orgánicos volátiles (COV) existentes”.

    La asociación señala que “no existen mediciones de los numerosos productos contaminantes que están inhalando los vecinos del Campo de Gibraltar. Los compuestos orgánicos volátiles son elementos demasiado comunes que la población tiene que soportar”.

    En los últimos años, la práctica totalidad de la población del Campo de Gibraltar “viene respirando aire contaminado, que incumple los estándares recomendados por la Organización Mundial de la Salud”. Esta situación, añaden, “ha sido puesta de manifiesto por la Agencia Europea de Medio Ambiente en los informes sobre la calidad del aire en el Estado español que desde hace más de una década viene publicando anualmente Ecologistas en Acción”.

    En el Campo de Gibraltar se asienta desde los años 60 una serie de industrias que “emiten peligrosas sustancias al aire, al agua y al medio natural, según se desprende de los registros del Centro Superior de Investigaciones Científicas de España”, recuerdan desde Verdemar.

    Estas industrias pesadas “generan un trasiego de combustible en el mar y, por consiguiente, riesgo de contaminación atmosférica y marina, como consecuencia del bunkering. Tráfico Marítimo del Estrecho identificó más de 100.000 buques el año pasado, lo que supone el segundo paso de buques del mundo, donde se trasegaron casi 25 millones de hidrocarburos”, concluyen.