Jueves, 21 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    Verdemar recuerda los problemas causados por arrojar toallitas húmedas en los inodoros

  • En Cosas,
    Las toallitas húmedas no deben de arrojarse al inodoro
    Noticias Gibraltar

    El grupo Verdemar Ecologistas en Acción ha querido hacer un llamamiento a los ciudadanos y medios de comunicación para que sean conscientes de los problemas que se provocan al arrojar a los inodoros las toallitas húmedas. Además, pide a las administraciones que actúen ante este asunto “dictando normas que eviten que este producto se etiquete como desechable y se indique en los envases que no pueden ser arrojados a WC”, indican en un comunicado.

    Los ecologistas consideran que las leyes “siempre van detrás de los problemas”, y el éxito comercial de estas toallitas, baratas para el consumidor, está suponiendo un problema para el medio ambiente: “Si ya su producción, como todo producto de usar y tirar, genera problemas, cuando las arrojamos al inodoro los costes ambientales y económicos son desmesurados, provocando atranques en el sistema de alcantarillado y contaminación del entorno”.

    Desde Verdemar hacen referencia a varias barriadas de La Línea en las que, según lo especificado en su nota, se pone de manifiesto este problema. “Sistemáticamente cada vez que caen cuatro gotas las cloacas entran en carga y las aguas fecales entran al río por los aliviaderos. Aguas que además de llevar materia orgánica arrastran toda la suciedad que en las calles no fue recogida, los residuos sólidos que se arrojan al water especialmente y, por supuesto, toallitas”.

    La mayoría de ellas, continúan explicando, “van directamente al río para tapizar su fondo, otras quedan atrapadas durante el trayecto a las estaciones de depuración, evidenciando así  las suciedades que la naturaleza no puede reciclar en un corto periodo de tiempo”.

    Ante la aparición de toallitas etiquetadas como desechables y que pueden arrojarse por el inodoro, recuerdan que “el problema está en que necesitan varios meses para degradarse, creándose acumulaciones tanto en las cañerías como en los ríos”.

    Así, ven sorprendente que “las administraciones aun no hayan tomado cartas en el asunto, obligando a las empresas para que en el etiquetado se señale expresamente que este producto no debe de ser arrojado al WC. Las entidades encargadas de la depuración de las aguas como Aqualia deberían realizar intensas campañas de concienciación para que no tiren toallitas de ningún tipo al inodoro, evitaremos atranques y la contaminación de nuestro entorno”.

    Verdemar quiere hacer hincapié en los gastos económicos que supone los atascos por las toallitas. “El impacto negativo de este tipo de residuos sobre las infraestructuras de los servicios de agua urbana es una realidad en toda Europa. Arrojar las toallitas húmedas por el inodoro cuesta a los europeos entre 500 y 1.000 millones de euros al año, según datos de EurEau, la asociación continental que engloba a las empresas de abastecimiento y saneamiento.”